Marco Rubio, Ted Cruz y Jeb Bush son los republicanos con conexiones hispanas que buscarán atraer a este sector de la población, que será clave en las próximas elecciones para presidente de Estados Unidos. ¿Lograrán conquistar a los latinos? ¿Recuperarán la Casa Blanca?

 

A 18 meses de las elecciones, en noviembre de 2016, la carrera presidencial en Estados Unidos ya comenzó.  Hillary Clinton, ex secretaria de Estado en el gobierno de Obama, es la mejor posicionada por el Partido Demócrata para contender en los comicios.

Pero el Partido Republicano no está de brazos cruzados y ya está posicionando a varios posibles candidatos presidenciales con orígenes hispanos o que simpatizan con los latinos. El objetivo: capitalizar los fracasos del presidente Barack  Obama en materia migratoria y regresar a la Casa Blanca.

PUBLICIDAD

Del lado republicano hay hasta 14 aspirantes a ser candidato. Entre los que ya anunciaron sus intenciones para contender están Marco Rubio, Rand Paul, Ted Cruz, Mike Huckabee y Carly Fiorina. Jeb Bush, hijo y hermano de dos ex presidentes, aún no anuncia su candidatura, pero es uno de los que más apoyo tendría dentro del partido.

Marco Rubio, Ted Cruz y Bush tienen algo en común: raíces, relaciones y simpatía con los hispanos, sector de la población que le dio el triunfo a Obama en 2008 y 2012. En las últimas elecciones presidenciales, 11.2 millones de hispanos votaron y otros 12 millones no lo hicieron, por lo que es un electorado necesario para los republicanos si quieren volver a la Casa Blanca en 2017.

“Los republicanos están considerando dentro de su oferta política algunos puentes y mecanismos de entendimiento y simpatía hacia ese tipo de electores”, comenta Adolfo Laborde, profesor e internacionalista del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Santa Fe.

 

A recuperar el voto hispano

Los candidatos presidenciales por el Partido Republicano en las últimas dos elecciones, John McCain y Mitt Romney, no contaron con la mayoría de los votantes hispanos, que terminaron del lado de Barack Obama.

Para las elecciones de 2016, un candidato que atraiga las simpatías de este sector clave de los votantes podría traer seria competencia a Hillary Clinton.

“Los republicanos, con toda la intención, están perfilando un candidato con esas características. Ya hemos visto algunos ejercicios electorales en EU: el más cercano fue el de las elecciones para alcalde de Chicago, donde un candidato hispano, Jesús (Chuy) García, tuvo una presencia muy importante”, comenta Adolfo Laborde, del Tec de Monterrey.

En 2013 había 54 millones de latinos viviendo en Estados Unidos, de acuerdo con el Pew Research Institute. De ese segmento, 54% se consideran mexicanos, cubanos y puertorriqueños; 20% como hispanos o latinos, y 23% como americanos.

En 2012 votaron 11.2 millones de latinos, pero 12.1 millones de este mismo segmento de la población no lo hicieron, resalta el instituto.

En 2016, la base de electores latinos será más amplia. El instituto Real Clear Politics calcula que cada mes 50,000 latinos en EU alcanzan la mayoría de edad.

En 2004, George W. Bush logró la reelección como presidente debido a que ganó gracias a que captó el voto latino en Nuevo México, Florida, Nevada y Colorado. Pero en 2008 Obama triunfó en estos mismos estados.

 

¿Voto de castigo?

Desde 2008, Barack Obama prometió una reforma migratoria que ha sido bloqueada constantemente por los republicanos en el Congreso. El presidente también ha intentado regularizar la situación migratoria de cinco millones de personas mediante acciones ejecutivas, aunque jueces federales también han puesto obstáculos.

Tras estas promesas incumplidas de reforma, ¿los hispanos volcarían su voto con el candidato republicano en 2016? Adolfo Laborde, del Tecnológico de Monterrey, no cree que estos votantes ejerzan un voto de castigo contra los demócratas.

“Hay que recordar que los republicanos son los más conservadores y que han impulsado políticas migratorias muy restrictivas. Su discurso no es tan amigable con el tema migratorio. Por lo tanto, los hispanos, mexicanos precisamente, están en la disyuntiva de si apoyar al menos malo o al malo, y regularmente los hispanos se van con los demócratas, independientemente de que no hayan cumplido sus promesas de campaña”, explica.

Y aunque quede un candidato identificado con los latinos para contender para la presidencia de EU, no significa que obtendrá la victoria.

De acuerdo con una encuesta de la Universidad Quinnipiac de Connecticut a 1,353 votantes registrados, Marco Rubio encabeza la preferencia de los electores republicanos con un 15%. Cuando se les preguntó a todos los encuestados por quién votarían entre Hillary Clinton y Rubio, la demócrata se llevaría 45% de los votos y el republicano 43%.

Según la encuesta, Rubio sería quien más batalla daría a la ex secretaria de Estado, pues los demás potenciales candidatos están por debajo de Rubio. Según la encuesta de Quinnipiac, ganaría 45-40 contra Chris Christie; 46-42 contra Rand Paul; 47-42 contra Mike Huckabee; 46-39 contra Jeb Bush, y 48-41 contra Ted Cruz.

Aunque ahora parezcan en desventaja, la carrera presidencial apenas comienza y los republicanos están dispuestos a recuperar el voto latino. ¿Lo lograrán?

 

Los candidatos ‘latinos’

Marco Rubio

El senador por Florida nació el 28 de mayo de 1971 en Miami. Se graduó en la Universidad estatal y se tituló como abogado en la Escuela de Leyes de la misma entidad.

En el año 2000 fue elegido para integrar la Cámara de Representantes y su carrera ascendió hasta ser elegido senador en 2010. Tres años más tarde fue el elegido para replicar el discurso del Estado de la Unión del presidente Barack Obama.

Hijo de cubanos que emigraron a Estados Unidos antes de que estallara la revolución en 1959, Marco Rubio anunció el pasado 13 de abril su intención por contender para la candidatura a presidente de Estados Unidos. Basa su imagen como hijo de inmigrantes que buscaron el ‘sueño americano’, además de un carisma y poder de convocatoria elogiado dentro de su partido.

 

Jeb Bush

El hermano del ex presidente George W. Bush e hijo del ex mandatario George H. W. Bush, nació el 11 de febrero de 1953. Fue gobernador de Florida de 1999 a 2007. Habla un fluido español y su esposa (Columba) nació en Guanajuato, México. Contó con un apoyo generalizado entre los votantes hispanos durante sus dos periodos como gobernador del estado de Florida.

A diferencia de la mayoría de los republicanos, Jeb Bush tiene una postura más relajada sobre la inmigración. Considera que las personas que cruzan ilegalmente la frontera para mantener a sus familias no están cometiendo un crimen.

Aunque no ha aclarado si contenderá por la candidatura, el pasado 5 de mayo, hablando en español, Bush envió felicitaciones en  video a la comunidad mexicana de Estados Unidos con motivo de la conmemoración de la Batalla de Puebla.

 

Ted Cruz

El senador por Texas nació el 22 de diciembre de 1970 en Alberta, Canadá. Es hijo de Rafael Cruz, un exiliado cubano, que tiene un negocio de perforadoras de pozos de petróleo, y Eleanor Darragh, de ascendencia italiana e irlandesa.

Fue el primero en manifestar sus intenciones para contender para la candidatura republicana a la presidencia de EU. El 23 de marzo anunció que participará en la carrera.

Cruz, de 44 años y miembro del movimiento conservador Tea Party, defiende los principios de un gobierno más pequeño y que intervenga menos en la vida de las personas.

 

Siguientes artículos

Millennials, la clave para el boom automotriz de lujo
Por

Los menores de 35 no son clientes sencillos, son infieles con las marcas y se preocupan por el medio ambiente. Ellos ser...