La cantante de Barbados será además embajadora de marca, junto a Usain Bolt y a Mario Balotelli.

 

Por Alicia Adamczyk

 

PUBLICIDAD

Rihanna no tiene que demostrar sus dotes para la moda después de ser coronada como el último icono de la moda del Consejo de Diseñadores de Modas de Estados Unidos, pero eso no impide que la cantante busque expandir su reino de estilo como directora creativa de nueva de PUMA.

Ella supervisará la línea femenina de la marca y se unirá a Usain Bolt y Mario Balotelli como embajadores de la marca. La asociación, que se espera dure varios años incluirá colaboraciones en prendas de vestir y calzado, y sus diseños se pueden ver ya en las colecciones 2015.

La cantante anunció la noticia en Twitter a sus 38.4 millones de fans (y publicó varias fotos para sus 14.4 millones de seguidores Instagram). En un movimiento que recuerda a Estée Lauder fichando a Kendall Jenner como su nueva vocera, es probable que PUMA espere aprovechar la inmensa base de fans de la cantante en redes sociales —según cifras de Forbes es la segunda celebridad con más followers– para reducir la brecha de sus ventas y las de Nike y Adidas. La marca incluso incluyó las cuentas de Twitter e Instagram de Rihanna en el comunicado de prensa que anunciaba la colaboración.

PUMA y Rihanna también realizarán “activaciones con fans” en todo el mundo, como eventos de consumo y algunos otros que involucren redes sociales, entrenamiento y acondicionamiento físico.

“La firma de Rihanna es un paso fantástico para PUMA. Su perfil global, su carisma y su individualidad, su ambición, todas esas cosas la hacen la embajadora perfecta para nuestra marca”, dijo Bjørn Gulden, CEO de PUMA. “Rihanna fue una elección natural para nosotros.”

La decisión se produce un mes después de PUMA lanzó su segunda colección de calzado bajo la dirección de Solange Knowles. PUMA ha revitalizando activamente su marca, incluyendo la consolidación de sus dos sitios web en una sola para crear un mensaje más coherente para atraer a un público más amplio.

No es que las marcas de deportes sean las únicas explotando la rentabilidad de athleisure (esa tendencia a mezclar moda y prendas pensadas para hacer ejercicio).  Topshop contrató a Beyoncé para diseñar una colección deportiva en octubre, mientras que la industria de la moda en su conjunto ha abrazado febrilmente la tendencia en las últimas temporadas.

Foto: Cortesía de PUMA.

 

Siguientes artículos

¿Cuál es el verdadero valor del Big Data?
Por

¿Si tuviera toda la información del mundo en sus manos, qué haría? Andreas Weigend, primer director científico de Amazon...