La más grande ironía es que Netflix está cambiando las reglas de los cines que si no se saben adaptar pronto estarán en bancarrota. Y es que “Bird Box” al igual que la polémica cinta “Roma”, fueron exhibidas antes en salas de cines y no hicieron ninguna mella en la industria cinematográfica y aunque no se han publicado números aún por parte de la industria del cine, no se esperan que sean algo así como un gran récord cinematográfico en términos de asistencia a las salas.

Históricamente Netflix, nunca revela datos internos sino es con algún propósito en específico, ya que considera que la información es una ventaja competitiva. Incluso genera más polémica cuando el mismo Netflix en una entrevista para una revista de entretenimiento, define como “vistas” a cualquier suscriptor que haya dejado correr la película más allá de un 70% de su contenido y que incluso no cuenta las vistas múltiples o de diferentes espectadores, sino solo suscriptores únicos, lo que daría paso a un posible número mayor del que ya manejan.

Según los reportes en la bolsa de valores, Netflix, cuenta con más de 120 millones de suscriptores por lo que la audiencia de “Bird Box” no suena descabellada ya que representa el 38% de su audiencia total.

Desde el punto de vista de marketing, tampoco resulta extraño que sea la más vista, ya que sin distinción te aparecía como primera opción en cuanto entrabas a la red o era casi imposible escapar a todos los anuncios en medios exteriores a los que te enfrentabas cotidianamente al salir de tu casa u oficina. Una muestra más de que lo digital no vive sin los medios tradicionales. Incluso el mismo Google, quien se podría definir como el estándar a seguir en publicidad en línea, sigue anunciándose en vallas publicitarias, por lo que por algo lo harán y las empresas a pesar de ello quieran radicalizarse hacia un lado cuando en realidad, deben ser, todavía, una amalgama de medios según el tipo de consumidor que deseemos alcanzar.

PUBLICIDAD

Ha sido tal el éxito de “Bird Box” que en las redes ha surgido no solo los consabidos memes, sino también el “Bird Box Challenge” que consiste en vendarse los ojos para probar tus habilidades y completar con éxito, tareas mundanas tales como andar en moto, subir una escalera mecánica y realizar un viaje en auto. Está por demás decir que suena descabellado, pero los jóvenes ávidos de aventuras y cortos de juicio lo están realizando con las lógicas problemáticas tales como accidentes y roturas de huesos y haciendo feliz a millones de usuarios de YouTube donde se encuentran tales “hazañas”.

Dado todo lo anterior el éxito de “Bird Box” se puede deducir de la combinación perfecta no solo de una estrategia planeada de marketing, sino también, del refuerzo del público y críticos, que sin querer o no, la han fortalecido de tal manera que sientan las bases para los próximos lanzamientos de películas y les guste o no, también para desbancar a las grandes productoras de Hollywood y sentar un precedente de con un mucho menor presupuesto se puede generar mayor audiencia y películas de calidad.

 

Contacto:

Twitter: @CesarEnriquez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Data para incorporar bancos a la Generación Z
Por

La banca tradicional puede apalancar sus activos tradicionales, y ganar la carrera de innovación que se está dando en lo...