El Parlamento británico vota este jueves una nueva tanda de mociones al acuerdo de divorcio del Reino Unido con la Unión Europea.

Las mociones son propuestas que hacen los parlamentarios para su debate o decisión antes de que una votación vinculante tenga lugar, en este caso, la aprobación definitiva del acuerdo de salida, prevista probablemente en marzo, si es que no hay salida sin acuerdo.

Hay diferentes propuestas a ser discutidas sobre la mesa pero destaca la propuesta por el gobierno de May. La primera ministra quiere obtener el respaldo de los parlamentarios a dos modificaciones que ya fueron debatidas y parcialmente aprobadas el pasado 29 de enero.

La primera, la llamada modificación Brady (Brady amendment, en inglés), según la cual se deberá buscar una solución alternativa para la frontera en Irlanda del Norte que no sea el mecanismo de salvaguarda. Este mecanismo previamente acordado, preveía que en caso de un Brexit duro (sin acuerdo), Irlanda del Norte permanecería en la unión aduanera. La segunda, que fue rechazada el pasado mes, es un acuerdo para evitar un divorcio sin acuerdo.

La votación de hoy es más simbólica que práctica, porque sus principales efectos serán en la imagen que el Reino Unido dará a la UE.

Si May pierde esta votación, dará a entender a las instituciones europeas que ha perdido el apoyo de su partido; la debilitará en posibles futuras negociaciones la UE, pues insistió a sus líderes que si ofrecían más concesiones, lograría un acuerdo aprobado, y generará dudas de su capacidad para conseguir la aprobación del acuerdo de salida en Westminster (Parlamento británico).

El mayor desafío está en el llamado Grupo de Investigación Europea (ERG, por sus siglas en inglés), un “partido dentro del partido” conservador, como lo han llamado algunos políticos británicos. Está formado por el grupo más euroescéptico de los Tories en el Parlamento y lo lidera Jacob Rees-Mogg.

Los partidarios de un Brexit abrupto están irritados porque consideran que la primera ministra ha aceptado descartar una salida sin acuerdo, algo que May y su equipo niegan, afirmando que si no hay un acuerdo, Reino Unido abandonará la UE en marzo 29 sin un pacto con Bruselas.

Durante el debate que tuvo lugar esta mañana, el ministro del Brexti, Stephen Barclay, dijo que Reino Unido abandonará la Unión Europea el próximo mes sin un acuerdo a menos que la Unión Europea ofrezca concesiones que permitan al Parlamento británico respaldar el pacto de divorcio de la primera ministra Theresa May.

Barclay dijo que la legislación aprobada el año pasado significa que Reino Unido dejará la UE el 29 de marzo a las 23 horas GMT con o sin un acuerdo y tiene prioridad sobre una moción aprobada por el Parlamento el mes pasado que descarta un Brexit sin acuerdo.

Sin embargo, en entrevista con Sky News la noche anterior, Barclay afirmaba que un Brexit sin acuerdo no era deseado para nadie.

La votación empezará a las 5pm GMT.  El nuevo giro en la negociación para abandonar la UE, que ha durado dos años, pone de relieve las profundas divisiones sobre la salida del bloque en el Parlamento, donde algunos diputados se oponen al proceso, que supone el mayor cambio político y comercial del país en más de 40 años.

Con información de Reuters.

También puedes leer:

Ford sacaría activos de Reino Unido por el Brexit

 

 

Siguientes artículos

Congreso de EU avanza en ley que ignora el muro de Trump
Por

Los legisladores pondrían fin a una disputa sobre seguridad fronteriza con una ley que ignoraría la solicitud de Trump d...