Tanto las exigencias del acuerdo comercial entre Estados Unidos y México en materia automotriz, además del aumento del contenido regional del 62.5% a 75%, es que el 40% de ese total provenga de zonas de altos salarios, son  factores de alto riesgo para México, lo cual podría e impactar los empleos si no se aplica una política industrial que incremente la competitividad del mercado nacional.

En dichas zonas el salario es de al menos 16 dólares por hora, sin embargo, México está fuera de ese rango, pues paga entre 8 y 10 dólares en algunas ramas del sector.

“Es una presión porque durante muchos años, México se conformó con una política laboral que sacrificó los salarios, que buscó generar competitividad en función de bajos salarios. En ese sentido, hoy hay una factura muy grande porque la brecha frente a lo que se paga en Estados Unidos y Canadá es significativa y eso será uno de los aspectos que generará mayor presión por estos acuerdos”, dijo a Forbes México José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

De acuerdo con el especialista, el incremento de salarios generaría pérdida de empleos en caso de que el mercado mexicano no logre producir más insumos intermedios que hoy se traen de otras partes del mundo, ante la presión que ello generaría para las empresas.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Trump se salió con la suya en acuerdo automotriz entre México y EU

“Para evitarlo se debe aplicar una política industrial para atraer inversiones de lo que hoy se fabrica fuera de los mercados de Estados Unidos y México. Si eso no se hace existe un riesgo por los requisitos de contar con altos salarios”, añadió de la Cruz.

Esta política industrial debería contemplar mayor innovación tecnológica; capacitación de los trabajadores; mejoras educativas, sobre todo en la parte técnica y de ingeniería; incrementar la seguridad en el transporte; aumentar el financiamiento para que las empresas renueven maquinaria y equipo; y generar una política de integración en las cadenas productivas.

Según lo establecido en el acuerdo, los vehículos que no cumplan con ese contenido regional tendrían que pagar un arancel de 2.5%. Participantes de la industria estiman que el 30% de los autos que se envían al mercado estadounidense no se apegan a dicha regla.

Te recomendamos: Inversión local y desarrollo tecnológico, las armas de México ante el TLCAN

 

Siguientes artículos

Fiestas patrias dejarán ventas por casi 18,000 mdp al comercio formal
Por

La Concanaco-Servytur precisó que al acercarse la celebración por la independencia nacional, los comerciantes formalment...