Es importante que antes de que un conductor adquiera un vehículo, solicite información precisa sobre las ventajas y limitaciones de los dispositivos de seguridad activa y pasiva de la unidad, así como elementos de asistencia a la conducción, con el propósito de evitar futuros contratiempos.

 

 

La evolución y popularización de los sistemas de seguridad activa y pasiva en los vehículos es, uno de los principales factores que podrían influir en la disminución de víctimas en siniestros de tránsito, debido a que en la actualidad estos mecanismos son insuficientes, de acuerdo con el estudio Evolución de los sistemas de seguridad entre 2007 y 2012 en México. Análisis de la evolución del equipamiento de seguridad de serie en turismos realizado por la Fundación Mapfre, el cual analiza la evolución del equipamiento de seguridad en los distintos segmentos de vehículos que se comercializaron en México entre 2007 y 2012.

PUBLICIDAD

El organismo rescata datos del Observatorio Nacional de Lesiones en un comunicado, en los que se revela que en 2011, se produjeron 412,087 siniestros de circulación con víctimas, registrados por la Policía Federal en México, en los cuales fallecieron 16,615 personas y resultaron heridas 135,735. Lo que supone un aumento de la tasa de mortalidad cada 100,000 habitantes, de 14 en 2007 a un 14.4 en 2011.

Al respecto, Miguel Ángel Coello, director regional de negocios y clientes Latinoamérica Norte de Mapfre comenta: “Creemos firmemente que la apuesta por la seguridad es, sin embargo, un elemento distintivo que, a largo plazo, acabará ofreciendo un retorno positivo a quienes la consideren”.

Mapfre asegura que, en los últimos años se ha alcanzado una notable presencia de algunos de los elementos de seguridad más importantes, que, en ocasiones han superado el 62% del parque automotor.

Asimismo, la distribución electrónica de frenado ha crecido en implantación, a lo largo del período estudiado, en un 15%, al igual que el sistema de servofreno de emergencia, que sube un 21% desde 2007 a 2012. En cuanto al control de tracción y de estabilidad, es equipamiento de serie en 2012 en un 35% y 33% del respectivamente.

La aseguradora muestra en el estudio, que en cuanto a la seguridad pasiva, las bolsas de aire delanteras (conductor y acompañante) se mantienen, superando el 49% en estos seis años, llegando a alcanzar el 57% y 56% de implantación respectivamente en 2012. La bolsa de aire de rodilla apenas ha tenido repercusión a lo largo de los años y el sistema de anclajes para sillas infantiles Isofix tiene un mínimo porcentaje de implantación, que no rebasa el 19%.

El informe también destaca que en los sistemas de asistencia al conductor, son las luces antiniebla delanteras, los elementos más incorporados, un 44% en 2012 del parque analizado. A su vez, el control de crucero es el segundo sistema en encontrarse de serie. Sin embargo, su representación es escasa ya que no supera el 23% de la muestra de vehículos analizados.

Fundación Mapfre recomienda a los conductores que, a la hora de adquirir un vehículo, soliciten información precisa sobre las ventajas y las limitaciones de los dispositivos de seguridad activa y pasiva, así como elementos de asistencia a la conducción.

 

Siguientes artículos

Aseguradoras evitan vender seguros básicos
Por

La principal problemática de las empresas es que no realizan esfuerzos suficientes para la venta de Seguros Básicos Esta...