La compañía Royal Dutch Shell vendió una de sus refinerías en Estados Unidos, como parte de su estrategia para reducir sus emisiones contaminantes.

El gigante neerlandés acordó la venta de su complejo Puget Sound en el estado de Washington a una subsidiaria de la empresa HollyFrontier con base en Texas, en el que incluyeron una planta de cogeneración eléctrica y acuerdos de venta minorista en la costa noroeste del Pacífico.

La operación asciende a 350 millones de dólares (mdd) más el valor de sus inventarios de hidrocarburos y ambas empresas esperan cerrarla en el último trimestre de 2021.

El valor de los inventarios de hidrocarburos van de 150 a 180 millones de dólares (mdd) dependiendo del valor de mercado actual.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Los empleados de mantenimiento de la refinería recibirán una oferta de trabajo por parte de HollyFrontier, aseguró Shell.

Shell pretende reducir su huella de carbono al concentrar sus operaciones en centros de comercial, plantas químicas y negocios de marketing.

“Estas plantas de alto valor agregado producirán combustibles bajos en carbono y químicos especiales para nuestros clientes” agregó la empresa en un comunicado.

La refinería Puget Sound tiene una capacidad instalada para refinar 149,000 barriles diarios de petróleo crudo. Allí se producen múltiples tipos de gasolina, combustóleo, diésel, propano, turbosina, butano y coque.

El complejo también elabora químicos como el noneno usado en plásticos.

La empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene una participación minoritaria (49%) con Shell en la refinería Deer Park en Texas.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

ecommerce
Hot Sale prevé mayores ventas en la edición 2021
Por

El Hot Sale 2021 se llevará a cabo del 23 al 31 de mayo.