Luego de la crisis de combustible, los gigantes Shell y BP importarán gasolina para estaciones con su marca en nuestro país, y comenzar a independizarse del combustible de Pemex.

Shell pretende traer su combustible refinado desde Texas vía ferrocarril para abastecer a casi 50 estaciones de la zona de El Bajío, mientras que BP analiza importar combustible para cerca de 20 gasolineras en la misma región, contaron a Forbes México fuentes con conocimiento del tema.

De acuerdo con la información proporcionada, Pemex envió una carta argumentando que, por causas de fuerza mayor, no puede entregar el combustible en la región, lo que abre prácticamente la posibilidad de contratar el suministro con otro proveedor, pues la petrolera mexicana reconoció que no puede completar el abasto.

En medio de la crisis por problemas de distribución de gasolina en el país debido a la estrategia contra el huachicoleo, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha quejado esta semana de empresas privadas recibieron permisos para importar combustible, pero no lo han hecho efectivos.

PUBLICIDAD

La IP usa menos del 3% de permisos para importar gasolina

Shell posee cuatro permisos de importación para 5,000 millones de litros de gasolina regular y premium, mientras que BP cuenta con dos permisos por 7,929 millones de litros, de acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener).

Forbes México consultó a Shell y BP, pero declinaron comentar al respecto.

El plan del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el robo de combustible, presentado el 27 de diciembre, incluyó el cierre de ductos ante posibles ordeñas o fugas.

La medida ha provocado desabasto en al menos ocho estados, incluida la Ciudad de México, acompañado de compras de pánico.

Estas empresas se sumarían a la francesa Total, quien ya comenzó a importar combustible de su refinería en Port Arthur, Texas para seis estaciones en Guanajuato.

Desde 2017, una ola de marcas distintas a la franquicia Pemex comenzaron a echar raíces por el país, aunque manteniendo el suministro de energéticos con la empresa de Estado.

Hoy, las empresas gasolineras han arrebatado más del 30% del mercado a la franquicia de la compañía mexicana.

Solo un puñado de jugadores, como Arco y ExxonMobil, ingresaron al mercado mexicano con combustible propio.

 

Siguientes artículos

Se disparan los espacios colaborativos de trabajo en CDMX
Por

Esos espacios de trabajo han crecido hasta cinco veces en los últimos tres años, hoy hay 113 de acuerdo con un sondeo, d...