Una corte del sur de Italia sentenció a Berlusconi a tres años de cárcel y le prohibió ocupar cargos públicos por cinco años.

 

Reuters

PUBLICIDAD

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi fue hallado culpable el miércoles de sobornar a un senador para que cambiara de bando, un hecho que ayudó a derrocar al gobierno de turno en el 2008.

Una corte del sur de Italia sentenció a Berlusconi a tres años de cárcel y le prohibió ocupar cargos públicos por cinco años, dijo un juez en un fallo divulgado en vivo por la televisión.

El cuatro veces primer ministró negó los cargos.

Sin embargo, no deberá cumplir la sentencia porque más adelante en el año comenzará a regir un estatuto de limitación antes de que se pueda presentar una apelación, evitando que la corte continúe con el caso.

El magnate de los medios perdió su inmunidad parlamentaria cuando fue expulsado del Senado en el 2013 tras una condena por evasión fiscal. Pese a continuar como líder de su otrora triunfante partido Forza Italia, Berlusconi ha tenido problemas para revivir su suerte política.

Los fiscales acusaron a Berlusconi, de 78 años, de sobornar a Sergio De Gregorio, un ex senador del pequeño partido Italia de Valores, para que cambiara su afiliación en el 2006 en una jugada que eventualmente ayudó a derrocar al Gobierno del archirrival de Berlusconi, Romano Prodi.

De Gregorio admitió haber recibido 3 millones de euros (3.3 millones de dólares) de Berlusconi e intentar convencer a otros senadores para que cambiaran de bando. El ex político fue sentenciado a 20 meses de cárcel tras acordar una declaración de culpabilidad.

Berlusconi dijo que le dio el dinero a De Gregorio para ayudar a financiar un nuevo movimiento político. “Este es un fallo sumamente injusto e injustificable”, dijo su abogado, Niccolo Ghedini, el miércoles.

Berlusconi terminó en marzo una sentencia de servicios comunitarios relacionada con el caso de evasión fiscal, pero en los últimos días surgieron nuevos temas judiciales vinculados a casos sobre prostitución en sus fiestas particulares entre 2008 y 2009.

Berlusconi dimitió como primer ministro en el 2011 en medio de la crisis financiera de la zona euro. Ha reiterado que fue obligado a apartarse del cargo como resultado de un complot de funcionarios de la Unión Europea.