La acción dramática ocurre en la habitación de un hostal de la Ciudad de México: los espectadores viven una experiencia de teatro alternativa.

 

 

¿Cuántas cosas ocurren en una habitación de hotel? Está bien, confiemos en que no lo saben. Pero la cama, algunas veces, puede ser el cómplice más silencioso que pueda existir. Tal es el caso del montaje teatral Chayote, una propuesta original de Alberto Castillo Pérez, que nos invita a reflexionar sobre la ética periodística y las connotaciones homoeróticas del lenguaje cotidiano.

PUBLICIDAD

Pues ahí les va…

Sucede que en el argot periodístico el chayote hace referencia a una especie de regalo recibido por un reportero y que su procedencia es dudosa pero siempre asociada a un favor, es decir, alguna empresa, institución o político “regala” algo a la prensa a cambio de no ventilar información o de resaltar algún detalle a conveniencia del que ofrece el obsequio.

Dicho en palabras llanas: el chayo, chayote, chayotazo, es la manera más común de comprar a los reporteros faltos de ética.

Jonathan2

Esta obra de teatro coge como pretexto esta mala costumbre de un cierto tipo de periodistas para contarnos la historia de dos de ellos: uno joven recién iniciado en la profesión y otro con más maña en el medio. Ambos acostumbran invitar a mujeres de la vida galante a cuartos de hotel, y en compañía de un cartón de cervezas planear la forma de tener beneficios económicos extras a los recibidos por su actividad periodística.

La acción dramática se sucede en la habitación 22 del Hostal Regina, en el Centro Histórico. Un lugar que invita al público a vivir una experiencia alternativa lejos del edificio teatral convencional. Y dado que la trama se suscita en un cuarto de hotel, la propuesta es llevar al público justo a este escenario. Un acierto de la producción.

Chayote nos habla del periodismo, pero de ese periodismo que se sucede en las mesas de los restaurantes, en las barras de los bares… en las camas de los hoteles. Ese periodismo que se pacta hoy con los de la oposición, mañana con los contrarios. Ese periodismo que cierra sus ediciones con cheques de más de tres ceros o Rolex edición limitada. Ese periodismo que, esperando ser positivos, casi –y en ese casi un mundo– no sucede con frecuencia en nuestro país.

Aunque el cartel publicitario sugiere una relación íntima entre la pareja de actores (Rok Lozano y Javier Espinoza), al final todo queda en eso, en una tibia y poco clara sugerencia que pasa a segundo plano, pues el tema de la ética, la fidelidad y el poder cobran protagonismo. Sin embargo, ¿cuánto homoerotismo existe en el lenguaje de los machines? En un mundo de hombres, como a veces suele verse al periodismo, salen a relucir expresiones como: “te la meto y sin saliva”, entre otras. Un coqueteo homosexual innegable.

El montaje en cuanto a su propuesta escénica es refrescante, aunque hay algunas inconsistencias en la continuidad que impiden al espectador hilar las escenas y comprender el transcurso del tiempo en la trama.

Periodismo, teatro… y una que otra perversión más.

 

Dónde, cuándo y de a cómo

Chayote se presenta los viernesa las 21:00 horas –hasta el 19 de septiembre– en la habitación 22 del Hostal Regina del Centro Histórico de la Ciudad de México. En 5 de Febrero 53, esquina con Regina, colonia Centro, delegación Cuauhtémoc. A unas cuadras del Metro Isabel la Católica. Admisión general: 150 pesos.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @jon_elephant

Facebook: Mucha-Mierda

Instagram: @muhchamierda_vb

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Caja Negra Editora: un virus editorial llega a México
Por

“La lectura hace al hombre completo. La conversación lo hace ágil. La escritura lo hace preciso.” Francis Ba...