Con un costo de 3,500 dólares y una capacidad de 10 kilowatts por hora (kWh), la batería de Tesla puede ser utilizada para energía de reserva o para almacenar energía solar.

 

Reuters

Tesla Motors dio a conocer el jueves sus sistemas de baterías para hogares, empresas y servicios públicos que expandirán su negocio más allá de los vehículos eléctricos y entrarán en un área de rápido crecimiento de la industria energética.

PUBLICIDAD

El presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, dijo que el objetivo de la empresa es “fundamentalmente, cambiar la forma en que el mundo utiliza la energía”.

Musk presentó los productos a una multitud de inversionistas y periodistas en un centro de Tesla, cerca de Los Ángeles.

En opinión de Tesla, este tipo de sistemas de almacenamiento podrían formar parte de un estilo de vida libre de combustibles fósiles, en el que la gente puede tener paneles solares en su techo para alimentar de energía su casa y recargar sus baterías de automóviles eléctricos.

La batería más pequeña la dio a conocer el jueves, conocida como Powerwall, que está depositada  en un contenedor de seis pulgadas, y que puede ser colgado en el interior de un garaje o en la pared exterior de una casa.

Con un costo de 3,500 dólares y una capacidad de 10 kilowatts por hora (kWh), Powerwall puede ser utilizado para energía de reserva o para almacenar energía solar.

El socio para la instalación de las baterías de Tesla será SolarCity Corp, aunque también esperan asociarse con más compañías, dijo Musk.

Tesla tiene varios cientos de baterías instaladas con sistemas SolarCity en California. El crecimiento de estos proyectos ha sido apoyado por el regulador de servicios públicos de California a través de un subsidio.

Musk también presentó lo que llamó el “paquete de energía”, un bloque de baterías 100 kWh que está destinado a ayudar a suavizar el poder de la producción de energía solar y eólica intermitente, o añadir energía a la red rápidamente cuando los niveles de demanda son altos.

Tesla ya tiene varias  baterías a escala comercial desplegadas en California, en partes donde los servicios públicos tienen exigencias de grandes cantidades de almacenamiento de energía.

Musk dijo a los periodistas que espera que Tesla tenga un margen bruto bajo pero creciente en estos productos en el cuarto trimestre de este año y añadió que las baterías serán “materialmente rentables” en algún momento del próximo año.

“Un sistema de almacenamiento de energía en el hogar rentable podría ser mucho más valioso y rentable que cualquier cosa que la compañía esté haciendo con los automóviles,” dijo Karl Brauer, analista senior de la firma de investigación de la industria automotriz Kelley Blue Book.

Tesla iniciará la fabricación de sus baterías en su planta de automóviles en California, pero después trasladará la producción a su “megafábrica” en Nevada el próximo año.

Deutsche Bank estima que las ventas de sistemas de almacenamiento de baterías estacionarias para hogares y de uso comercial podrían dar a Tesla hasta 4,500 millones de dólares (mdd). Los analistas esperan que Tesla construya sistemas de almacenamiento estacionarios en torno a las mismas baterías básicas que producirá para sus vehículos en la gran fábrica que la compañía está construyendo en Nevada.

Aunque tenía un valor de 200 mdd en 2012, se espera que la industria de almacenamiento de energía crezca hasta 19,000 mdd para 2017, según la firma de investigación IHS CERA.

Tesla no es el único jugador en el almacenamiento de energía. Coda Energy, que resurgió de las cenizas del quebrado fabricante EV y que ahora es propiedad de la Fortress Investment, y nuevas empresas respaldadas por Total y Siemens se encuentran entre los muchas empresas que van por el mercado de almacenamiento estacionario de energía.

 

Siguientes artículos

¿La FIFA pone al Mundial en peligro?
Por

El tamaño lleva al poder. Demasiado poder corrompe. En todas las industrias. Dar a unos cuantos individuos el control so...