La alcaldía de Toronto trabajará en los próximos días para definir la regulación que haría obligatorio un entrenamiento para los conductores de taxis y servicios alternos como Uber y Lyft.

La medida se da como consecuencia de que en marzo pasado un joven conductor de Uber causó un accidente que le costó la vida a otra persona. La alcaldía de la ciudad financiera de Canadá tuvo esta semana su primera asamblea en donde recomendó al gobierno de John Tory una serie de medidas para actualizar y mejorar las reglas de los conductores públicos.

Lee también Colombia da un duro golpe a Uber y Cabify

En marzo pasado, en su segundo día como conductor de Uber, el joven Abdihared Bishar-Mussa se dirigía al aeropuerto cuando ocasionó un accidente donde resultó muerto Nicholas Cameron. El concejal Mike Layton, quien presentó la moción en la alcaldía, considera que hay simpatía a su propuesta y volver a retomar este tema, luego de que en 2016 el consejo de la municipalidad de Toronto desechó pedir requisito de entrenamiento a los conductores.

El departamento de Transporte propuso extender a 17 días el entrenamiento obligatorio para los conductores de taxis y de aquellos que dan el servicio con sus propios vehículos, pero ante la presión de éstos el alcalde John Tory desechó la medida.

 

Siguientes artículos

Anuncia gobierno de Quintana Roo inversión por 59 mdp en Tulum
Por

Previo al inicio de trabajos del Tren Maya, el gobierno de Quintana Roo anunció una inversión superior a los 59 millones...