“La información es democracia”, es el encabezado que acompaña a una de las transmisiones en vivo de la conferencia de Andrés Manuel López Obrador que se reproduce a través de todas sus redes sociales.

Desde el tres de diciembre, dos días después de asumir su cargo como presidente de la República, López Obrador sostiene conferencias de prensa de lunes a viernes, las cuales duran entre 60 y 120 minutos, en el que se anuncian las acciones del gobierno federal y tanto él mandatario como los integrantes de gobierno se someten a los cuestionamientos de los medios de comunicación.

La relación entre la prensa y el titular del Ejecutivo federal nunca fue tan cercana, sin embargo, especialistas se cuestionan respecto a si esta exposición constante de la imagen y las declaraciones del presidente en medios de comunicación, se traduce en la divulgación adecuada de las acciones del gobierno.

Así se ve AMLO después de dos meses de “mañaneras”

PUBLICIDAD

Se trata de una estrategia milimétrica, aplicada por AMLO desde su gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, que tiene por objetivo agrupar cualquier tipo de anuncio del gobierno federal en las conferencias “mañaneras”, generar un reconocimiento público a su imagen e incluso acaparar la agenda mediática, afirma Jésica Baltazares Osorio, miembro de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos, especialista en comunicación de gobierno, y en campañas electorales.

Baltazares ejemplifica esta actitud del Jefe de Estado, con la conferencia de prensa en la que anunció que revisaría los contratos con las empresas encargadas de construir los gasoductos toda vez que, en algunos casos, se registraban pérdidas económicas.

En este caso se establecieron elementos que se repiten en diversos anuncios de su gobierno: días antes advirtió que daría un anuncio importante respecto al sector energético, el encargado del área –Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)- acudió a la conferencia de AMLO para detallar el proceso de revisión de los gasoductos; y espacios noticiosos enfocaron gran parte de sus espacios a difundir esta información y las reacciones generadas por los señalados.

Las conferencias ‘mañaneras’ de AMLO llegan a Spotify

“Se trata de una estrategia muy bien planeada. Aunque pareciera que se enfoca solamente en dar una conferencia para informar a los ciudadanos. No hay información que del gobierno sin que pase por estas conferencias, además estándo todos los días en conferecnia es posible ‘apagar cualquier incendio’ que haya en su administración de forma inmediata. Finalmente, esto está generando un impacto profundo en la opinión pública”, apunta la especialista en entrevista con Forbes México.

El impacto, detalla Baltazares, ha sido positivo hasta el momento. Para muestra, los resultados de la Consulta Mitofsky de niveles de aceptación de AMLO a tres meses de asumir su cargo que muestran un aumento de 62.6% a 67.1%, una cifra no percibida durante los mismos periodos de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox.

Esta “estrategia” no es nueva. Durante su mandato como Jefe de Gobierno, AMLO aplicó esta fórmula con los medios de comunicación que lo hizo posicionarse como uno de los políticos más populares durante su gestión local.

Alfredo Paredes, CEO de Capital Consulting&Communication, apunta a que además estas conferencias siguen teniendo elementos propagandísticos entre los que se destaca resumir todos los días las acciones del gobierno, recordar las fallas de las anteriores administraciones y la cercanía que le permiten con los ciudadanos al continuar con su estilo “relajado al expresarse”.

El especialista destaca un elemento más de la sobreexposición de la figura del presidente en medios de comunicación: hasta ahora, no existe otra figura en el sector político, empresarial o social con mayor peso que AMLO.

“No existe ningún actor político o empresarial que le haga sombra a AMLO”, detalla.

EPN y los medios de comunicación 

La relación entre el antecesor de AMLO, Enrique Peña Nieto, y la prensa era constante pero restringida.

Reporteros que seguían al ex presidente durante sus giras oficiales detallan que la norma durante el sexenio de EPN era cubrir actos oficiales en diversos estados y en ocasiones se permitía al grupo de reporteros que lo acompañaban acercarse para formular no más de cinco preguntas.

Las conferencias de prensa generalmente ocurrían cuando el mandatario acudía a eventos en el extranjero y en momentos de crisis en estados por eventos extraordinarios como fenómenos naturales que afectaban a la población.

Sin embargo, los reporteros consultados por Forbes México coincidieron en que la relación entre medios y el Poder ejecutivo se restringió mucho más cuando se publicó el reportaje del equipo de periodistas encabezado por Carmen Aristegui referente a la Casa Blanca, que fue señalada como propiedad que pertenece a Grupo Higa, empresa vinculada estrechamente con el PRI y EPN.

 

Siguientes artículos

¿Qué tan efectivo ha sido el combate a la corrupción en el gobierno de AMLO?
Por

El combate a la corrupción se convirtió en el punto central de la campaña delo tabasqueño, a 100 días de su gobierno pre...