Reuters.- Las crecientes protestas en Honduras dejaban al menos un muerto y una veintena de heridos, mientras el país esperaba en vilo el viernes el demorado resultado de una elección presidencial en la que el actual mandatario y su rival opositor peleaban con uñas y dientes.

Tanto el presidente de centroderecha y aliado de Estados Unidos, Juan Orlando Hernández, como su rival Salvador Nasralla, una estrella de TV de 64 años, se han autoproclamado ganadores de la votación del domingo.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, dijo el viernes que esperaba anunciar el resultado final de la contienda por la noche, luego de que termine un escrutinio especial de 1,031 actas con inconsistencias.

Pero Nasralla, que afirma que el TSE ha cometido varios delitos electorales, dijo inmediatamente que no confiarían en ese cómputo porque su partido está pidiendo se haga sobre varios miles de actas que aseguran no fueron transmitidas el domingo y que le daban amplio triunfo.

“Nos están robando. Esto es un robo a mano armada y solamente vamos a aceptar la comparación de las 5,174 actas” dijo el también ingeniero que asegura que el tribunal funciona bajo las órdenes del presidente.

PUBLICIDAD

En el primer informe difundido por el TSE el lunes por la madrugada, el opositor ganaba por cinco puntos con el 57 por ciento de las mesas computadas, pero luego de una pausa de un día y medio, de forma repentina y sostenida la balanza se inclinó hacia el presidente, quien ahora lidera en votos.

Nasralla ha clamado fraude ante el súbito cambio de tendencia del recuento, que llevó a las misiones electorales de la de Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Europea a exhortar al árbitro a difundir las cifras definitivas rápido y con todas las mesas escrutadas.

El jueves Nasralla reiteró que bajo esa condiciones no aceptará “resultados emitidos por un sistema electoral espurio que pone en riesgo la legalidad” del proceso.

De acuerdo con la autoridad electoral, el cómputo fue afectado primero por una falla de sistemas, y luego por las protestas callejeras.

Los rivales competían cabeza a cabeza. Hernández, que busca la reelección con su Partido Nacional, obtenía el viernes el 42.92 por ciento de los votos frente al 41.42 de Nasralla, que lidera una coalición amplia que aglutina corrientes conservadoras y de izquierda, con el 94.31 por ciento de las mesas escrutadas.

“Vamos bien, vamos muy bien, terminemos de hacer la tarea y esperemos el resultado más tarde o esta noche que, por el camino que vamos, ya se ve que vamos a salir muy bien”, dijo Hernández.

Ánimos al rojo vivo

Los ánimos se calentaron en la nación centroamericana, azotada por la pobreza y la violencia, cuando la brecha entre Nasralla y Hernández se fue reduciendo.

En las principales ciudades del país fue reforzada la presencia militar y policial. Algunas carreteras fueron cerradas por los manifestantes con barricadas hechas con palos, sillas, mesas y neumáticos en llamas.

En algunos puntos, la policía dispersaba las protestas con gases lacrimógenos mientras los manifestantes respondían con piedras. Algunos comercios en Tegucigalpa y San Pedro Sula fueron saqueados la noche del jueves.

Muchas instituciones públicas dieron la tarde del viernes libre y decenas de negocios privados, tiendas y restaurantes cerraron sus puertas. Pero fuera de las zonas de protestas la gente parecía hacer su vida normal.

Fuentes policiales dijeron que al menos un hombre había sido asesinado a tiros en una protesta opositora en La Ceiba, una ciudad costera ubicada en la costa norte de Honduras, mientras que unos 12 militares y policías habían resultado heridos en las manifestaciones en varias zonas del país.

En la capital Tegucigalpa, al menos 10 manifestantes sufrieron heridas, según la policía. Imágenes de televisión mostraban algunas vías del país bloqueadas con barricadas y neumáticos en llamas.

Nasralla llamó a sus seguidores a que sigan manifestando pero de manera pacífica y denunció que el presidente ha infiltrado las protestas para generar violencia.

“Mucho cuidado que la cosa se puede poner peor en la medida que nuestra gente deje su posición pacífica y empiece a pelear”, advirtió en una entrevista en Televicentro.

Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional hicieron un llamado a la población a que “mantenga la paz, la calma, la tolerancia y a no alimentar sentimientos de odio”.

Y aunque reconoció el derecho a la protesta advirtió que serán “judicializados” quienes comentan actos vandálicos que generan caos, desorden y destrucción.

 

Suspenden partidos

La Liga Nacional de fútbol en Honduras suspendió los partidos programados para el fin de semana debido a las protestas que han dejado al menos un muerto y una veintena de heridos tras las elecciones presidenciales.

Honduras esperaba en vilo el viernes el demorado resultado de una elección presidencial en la que el actual mandatario y su rival opositor peleaban palmo a palmo.

“Ha quedado suspendida la programación de los partidos restantes de la etapa de liguilla del torneo de Apertura. En su oportunidad, la Liga Nacional dará a conocer la reprogramación de dichos partidos”, informó el viernes la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LNFP).

Los partidos correspondientes al repechaje que se suspendieron son Real España-Juticalpa y Olimpia-UPNFM.

 

Siguientes artículos

Después de Sener, César Hernández llega a la Cofece
Por

La comisión anunció el nombramiento luego de que Hernández Ochoa renunciara a su cargo de subsecretario de Energía el pa...