La antigua base militar de Cambrai-Epinoy, en el norte de Francia, fue ocupada por soldados alemanes en ambas guerras mundiales. En la Segunda Guerra Mundial, después de la liberación de los aliados en 1944, los aviones de la Real Fuerza Aérea Británica desmontaron las pistas de aterrizaje. Más tarde sucedió lo mismo pero con aviones de la OTAN, hasta que Francia decidió retirarse del tratado en 1966. Posteriormente, el gobierno francés la empleó para colocar sus propios bombarderos nucleares.

La base fue finalmente cerrada en 2013, pero su historia sigue. El llamado e-Valley está siendo construido ahí mismo, y se convertiría en la mayor plataforma logística de Europa. Sin embargo, erigirse como la número uno no es tan fácil.

La inversora con sede en París, BT Immo Group, está invirtiendo cientos de millones de euros en la construcción de ocho almacenes en 320 hectáreas con una superficie total de 550,000 metros cuadrados. El primero de estos almacenes está actualmente en desarrollo y debería estar listo a finales de año.

Así luce la construcción del primer pabellón en e-Valley a principios del verano de 2020.

El comercio electrónico es la tendencia

Fabrice Galloo, jefe de desarrollo de e-Valley, dice que el proyecto logístico tiene aún más sentido desde la pandemia de Covid-19. “Las cifras del comercio electrónico se han disparado durante la crisis”, dice a DW.

“Para muchas empresas ha quedado claro”, explica Galloo, “que tener almacenes en Europa es cada vez más importante porque cada vez más países quieren trasladar parte de la cadena de valor a su propio país. Por lo tanto, algunas empresas de países no comunitarios nos han contactado, por ejemplo, de Reino Unido debido al Brexit, pero también de China y Norteamérica”.

Un estudio realizado por el grupo de investigación de mercado Kantar también confirmó esta tendencia marcada hacia el comercio electrónico. Según el estudio, la proporción de consumidores que realizan al menos la mitad de sus compras en línea en los mayores mercados de comercio electrónico de Europa (Reino Unido, Alemania y Francia) aumentó entre un 25 y un 80% durante la pandemia.

Excelente ubicación

Para aprovechar esta tendencia, e-Valley no solo debería ganar puntos dado su tamaño. Está convenientemente ubicado en la intersección de varias autopistas y líneas de ferrocarril, así como puertos y aeropuertos. Además, en planes también figura el Canal Sena norte, de 107 kilómetros de longitud desde Compiègne hasta Cambrai, que por un lado, conectará la plataforma con el Sena, y por el otro, la red de vías marítimas del Benelux.

Los desarrolladores también planean convertir el e-Valley en un verdadero campus y equiparlo con tecnologías inteligentes. Galloo agrega: “Construiremos incubadoras de negocios y trabajaremos con inteligencia artificial y Big Data. Usaremos robots y drones, dentro y alrededor de los almacenes. También habrá restaurantes, guarderías, hoteles, centros de entrenamiento”.

Incentivos fiscales para e-Valley

Además, la plataforma tendrá un departamento de seguridad de Internet que trabajará con la Policía civil francesa. “Y el e-Valley será una zona libre de impuestos. Eso significa que las empresas solo tendrán que pagar impuestos de importación cuando la mercancía salga de nuestras instalaciones. Esto le da a las empresas considerables ventajas de liquidez”, añade Galloo.

Los propietarios ya han firmado los contratos de arrendamiento de una cuarta parte del espacio de almacenamiento que tendrá e-Valley. La empresa de moda americana Haddad Brands alquilará el almacén número uno, y el grupo francés de logística Bils Deroo alquilará parte del segundo pabellón, cuya finalización está prevista para el próximo año. El director general de Bils Deroo, Franck Blot, dice que el e-Valley es una oportunidad para que la empresa sea más activa en el mundo del comercio electrónico. La empresa quiere aumentar sus propias ventas del 3 por ciento actual al 15 por ciento en 2024 por concepto de comercio electrónico.

La crisis crea más competencia

Pero convertirse en la mayor plataforma logística de Europa no es fácil, dice Michel Ruimy, profesor de economía de la Universidad de París Science Po. La crisis de COVID-19 también ha conllevado una mayor competencia.

“La tendencia a alquilar o construir almacenes localmente ha creado un nuevo mercado inmobiliario”, explica a DW. “Muchas regiones intentarán ahora atraer a las empresas internacionales reduciendo los impuestos locales. Además, el modelo de negocio de e-Valley está basado en el Canal Sena norte. Pero no estará listo sino hasta 2028, cinco años después de lo previsto.”

Sin embargo, Galloo está convencido de que el e-Valley se mantendrá a pesar de la competencia. “Por supuesto, otras regiones también intentarán ahora atraer el mayor número posible de empresas”, dice. “Pero simplemente será muy difícil mantener el ritmo de un área tan grande como el e-Valley. Además, estamos construyendo todo un campus. Y nuestro modelo de negocio funciona aún sin el Canal Sena norte.

Y el e-Valley podría ser solo el comienzo. Sus desarrolladores quieren comprar una segunda base militar en Francia y más tarde abrir plataformas logísticas adicionales en el extranjero.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW banner
 

Siguientes artículos

Coronavirus
Mutación del Covid-19: el desafío de los científicos para combatir la pandemia
Por

La mutación no parece enfermar a las personas, pero a un número creciente de científicos les preocupa que haya hecho que...