Reuters.- China podría abrir su economía si quisiera, dijo este lunes el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en medio de los llamados de la Unión Europea a que los países eviten una guerra comercial mientras aumenta la presión sobre Pekín por sus políticas industriales.

Como anfitrión de Juncker y del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el primer ministro chino, Li Keqiang, subrayó la necesidad de defender el libre comercio y el multilateralismo, en un momento en que Estados Unidos y China profundizan más su disputa comercial, sin señales de negociaciones en el horizonte.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que podría imponer aranceles a artículos chinos por un valor de más de 500,000 millones de dólares -casi la cantidad total de importaciones estadounidenses desde China el año pasado-, para luchar contra lo que Washington considera abusos comerciales de Pekín. China afirmó que responderá a cada medida.

Acusada durante mucho tiempo de tácticas proteccionistas que la convierten en un lugar difícil para las firmas extranjeras, China está tratando de dar la vuelta al argumento aprobando grandes inversiones, como un proyecto petroquímico de 10,000 millones de dólares por parte de la alemana BASF.

PUBLICIDAD

En una rueda de prensa conjunta con Li y Tusk en el Gran Salón del Pueblo de Pekín, Juncker dijo que esa iniciativa demuestra que “si China desea abrirse, puede hacerlo. Sabe cómo abrirse”.

Más tarde, en un foro empresarial, afirmó que “necesitamos reglas multilaterales justas. La UE es abierta, pero no ingenua”. En ese evento, Li invitó a ejecutivos de compañías europeas que operan en China a compartir sus problemas.

Airbus se quejó de los retrasos en las aprobaciones gubernamentales, que “causaron una gran pérdida” a la firma, mientras que BMW abogó por una mayor inclusión en la creación de estándares industriales.

“Déjenme decirles que garantizaremos el cumplimiento de los contratos firmados y rebajaremos el tiempo de los procesos de aprobación”, dijo Li al presidente de Airbus China, Eric Chen, según un reporte a un grupo de periodistas. Li pidió también a las empresas que les comentaran sus quejas sobre el “robo de propiedad intelectual” para poder tomar “grandes medidas”, pero no quedó claro si alguna firma habló.

Tusk instó a China, Estados Unidos y otros países a evitar las guerras comerciales y a reformar la Organización Mundial del Comercio, equipándola para combatir las transferencias obligadas de tecnología y los subsidios gubernamentales, las quejas tras las medidas arancelarias de Trump.

“La obligación común de Europa y China, pero también de Estados Unidos y Rusia, es no destruir este orden, sino mejorarlo. No comenzar guerras comerciales, que se tradujeron en conflictos calientes muy a menudo en nuestra historia, sino reformar de forma valiente y responsable las reglas basadas en el orden internacional”, indicó Tusk en un encuentro con Li.

“Aún hay tiempo para evitar el conflicto y el caos”, añadió.

 

Siguientes artículos

Ésta es la agenda económica y financiera de la semana
Por

Esta semana no se espera la publicación de indicadores relevantes para la economía mexicana, aunque el mercado estará at...