El gigante de los pagos tomó control de su subsidiaria europea en una transacción valuada en 23,400 mdd.

 

Por Antoine Gara

PUBLICIDAD

Estos días vemos las fusiones corporativas más grandes en la historia e planes aún más ambiciosos de regresar capital a los accionistas a través de dividendos y recompra de acciones. Pero el procesador de pagos Visa, al igual que otras compañías del índice industrial Dow Jones Coca Cola y Verizon Communications, han encontrado un feliz punto intermedio. Un fortalecimiento del dólar, combinado con las bajas tasas de hoy y balances de efectivo récord, significan que éste es un buen momento para consolidar las operaciones en el extranjero.

Visa informó ayer sobre su adquisición más grande en la historia, una toma de control de 23,400 millones de dólares de su negocio europeo, Visa Europe, en un acuerdo que unifica las operaciones globales de la compañía. Visa Europe se escindió de Visa en 2007 tras la salida a bolsa de la compañía en en NYSE y en la actualidad es propiedad de bancos y proveedores de pagos de la región. La medida consistirá en un pago de 12,700 mdd en efectivo y un pago de 5,500 mdd en acciones preferentes a los accionistas existentes, que también se pueden reconfigurar para recibir un pago por 5,200 mdd en el cuarto año del cierre de la operación.

El exitoso movimiento de Visa para consolidar sus operaciones sigue una cadena de movimientos similares entre algunas de las empresas más grandes de Estados. En agosto, Coca-Cola llegó a un acuerdo a tres bandas para tomar el control de sus operaciones de embotellado en Europa. La decisión siguió a la compra de sus operaciones de embotellado en América del Norte por 12,600 mdd en 2010. Hace poco más de dos años Verizon firmó un contrato por 130,000 mdd para comprar una participación de 45% que no poseía en Verizon Wireless de Vodafone, consiguiendo el control total de sus gigantescas operaciones inalámbricas en Estados Unidos.

Los tres acuerdos reflejan un interés entre las grandes multinacionales estadounidenses para usar sus hinchados saldos de caja y aprovechar las bajas tasas de interés para tomar el control de sus principales filiales. Estas ofertas también subrayan el atractivo de la simplificación a través de grandes fusiones y adquisiciones. La naturaleza transfronteriza de compras y re adquisiciones también parece estar enfocada en Europa, lo que indica que los directivos en EU ven una oportunidad en el tambaleante euro.

En el caso de Visa la compañía cree que la adquisición de Visa Europe aumentará su escala de clientes globales y se traducirá en una eficiencia añadida de su negocio combinado.

“La transacción capitaliza fuertes oportunidades de crecimiento en una región altamente atractiva. Posiciona a una Visa combinada para crear valor a través de una mayor escala, las eficiencias conseguidas a través de la integración de ambas empresas, y los beneficios relacionados con la transición de Visa Europa de una asociación a una compañía en toda regla”, dijo la empresa en un comunicado.

Visa Europe actualmente está estructurada como una asociación propiedad de bancos y proveedores de servicios. Este 2015 opera alrededor de 500 millones de tarjetas Visa en toda Europa. Estas tarjetas son responsables de 1.5 billones de euros en volúmenes de pago, en más de 18 millones de transacciones al año.

“Estamos muy entusiasmados con la unificación de Visa en una sola compañía global con escala, tecnología y servicios sin comparación”, dijo Charles W. Scharf, CEO de Visa en un comunicado.

Gary Hoffman, presidente de Visa Europe, añadió: “Visa Europe ha dado resultados impresionantes en los últimos años y la Junta cree que es el momento adecuado para reunir a estos dos negocios muy saludables bajo una dirección común. El acuerdo desbloqueará un valor significativo para los miembros, tanto a través de la contraprestación pagada y porque el Consejo cree que una Visa combinada estará en mejor posición de servir a las necesidades de los clientes de cara al futuro.”

Para financiar su compra, Visa dijo el lunes que emitirá hasta 16,000 mdd en deuda senior no garantizada en el primer trimestre de 2016. La emisión de deuda también será usada para financiar la recompra de acciones que a la larga compensará la dilución de su financiamiento preferente de 5,500 mdd. Se espera que el apalancamiento de Visa alcance su 1.5 veces su deuda bruta a EBITDA, lo que podría afectar la excelente calificación de grado de inversión de la empresa.

El acuerdo, dijo Visa, será dilutivo para el final de 2016 como consecuencia de la emisión de acciones. Se espera que las sinergias de ingresos y el ahorro de costos, además de una recompra de acciones ampliada para 2017, aumenten las ganancias por acción en 2017. Una vez que la integración se complete, se espera que esos ingresos por acción aumenten un dígito para 2020.

Las acciones de Visa perdieron más de 3% el lunes. No obstante, han ganado más de 14% en el año y 25% en los últimos 12 meses.

 

Siguientes artículos

Sector manufacturero de zona euro se mantiene débil
Por

La lectura final del índice de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) fue de 52.3 en octubre, a pesar de que...