Las empresas y proyectos de inversión a ser construidos en las zonas económicas especiales de México alejarán a la ciudadanía de los conflictos sociales, de la violencia y el crimen organizado, asegura Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZE).

“Tenemos problemas en algunas (entidades) de seguridad, otras de estado de derecho y sí tienen que ser atractivos los incentivos para que en cada una de las zonas haya el apetito de invertir y generar los empleos”, dice a Forbes en entrevista.

Pero “en la medida que haya oportunidades, haya progreso y haya educación la gente tendrá otras opciones diferentes a las marchas, conflictos, violencia y al crimen organizado” para que trabaje y sea productiva, señala el ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

La Autoridad cuenta con 2,000 millones de pesos de presupuesto asignado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para 2017.

PUBLICIDAD

En 10 estados de la República Mexicana se construirá las zonas económicas especiales: Una es Lázaro Cárdenas, que abarca Michoacán y la región de Tierra Caliente, Guerrero; otra está trazada en el Istmo de Tehuantepec, es decir el corredor transístmico de Coatzacoalcos, Salina Cruz, y Puerto Chiapas. Una tercera región a ser detonado es el corredor energético en Dos Bocas, Tabasco y la Ceiba, Campeche.

El plan contempla también tres zonas de nicho: La de innovación y desarrollo tecnológico, que estará en Yucatán; de proveeduría de las pequeñas y medianas empresas para sustituir las importaciones automotrices, aeroespaciales, electrónicas a ser creada en Puebla. En Hidalgo, se planteó hacer un corredor para el sector textil, confección y diseño de modas.

“Los siete estados con más informalidad en México son los siete estados con más pobreza”, según un análisis realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Oaxaca, Guerrero, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla, Chiapas y Michoacán son las entidades con los mayores índices de informalidad en México, dice el centro de investigación en un análisis sobres las zonas económicas especiales.

El IMCO agrega que los estados más pobres son Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Michoacán, Tlaxcala e Hidalgo.

Los problemas sociales y de violencia se solucionarán oportunidades de trabajo e inversión, después se genera riqueza: “No será una varita mágica” que permear en beneficio de las personas, sino un plan a 40 años, advierte Gerardo Gutiérrez Candiani.

Cuando la gente verá que habrá trabajo digno y oportunidades de tener una vida más digna para sus hijos, nietos y sus próximas generaciones con la llegada de las inversiones mexicanas y extranjeros, comenta.

“En México han sobrado los proyectos y las buenas ideas, pero siempre nos quedamos a la mitad por lo que es indispensable dar lo máximo para tener los niveles de inversión necesarios para estas obras”, recuerda el ex presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Lo más importante es tener centros logísticos donde tengas acceso al mar, a las carreteras, al ferrocarril, a los aeropuertos, por eso se escogieron esas entidades de la República Mexicana, dice el funcionario.

“No podemos tener dos méxicos: Uno que tenga cada vez más trabajo digno y otro al que le falten oportunidades”, expresa el ex aspirante a gobernador de Oaxaca.

 

Sin aspiración política

Los problemas sociales del sur-sureste están afectando a la economía mexicana en su conjunto, por lo cual ya se convirtió en un tema de interés nacional y de seguridad nacional, dice el representante del organismo público y privado.

“No tengo ninguna aspiración política”, ya que quiero dejar sentadas de las bases para 2018 de este organismo donde participa la iniciativa privada y el gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto, explica.

“Soy alguien que viene del sector privado y espero regresar al sector privado”, tira Gutiérrez Candiani.

El principal interés del ex presidente del CCE y Coparmex es ayudar al sur-sureste, una región que conoce, así como a Oaxaca, un estado donde nació y vivió todos los conflictos sociales de los últimos años.

“Ellos saben que lo queremos es ayudar para que haya inversión, crecimiento del producto interno bruto (PIB) y empleo”, manifiesta el hombre, quien presume de una buena relación con el Congreso de la Unión, con los partidos y los gobernadores de los distintos estados de la República Mexicana, el gobierno federal y con el sector privado nacional y extranjero.

“Todos ellos son es el componente para detonar las zonas económicas”, manifiesta.

Ya “hemos platicado con más de 30 inversionistas que están interesados en invertir en la zona y están esperando” se presente los paquetes de incentivos fiscales, cuenta.

“Cada zona tiene una vocación y lo que estamos tratando de hacer es que las regiones sean complementarias y no compitan entre ellas”, expone Gerardo Gutiérrez Candiani.

Adelanta que ya platicaron con inversionistas y dirigentes de cámaras empresariales de Estados Unidos, Canadá, Francia y Alemania, quienes están interesados detonar proyectos de metalmecánica, manufactura, agroindustria, petroleros, químicos, petroquímicos y textiles.

Actualmente se trabaja en la identificación de los terrenos públicos, estatales, federales y sociales para determinar los polígonos dónde se levantarán las zonas económicas, explica el responsable de la AFDZE desde una pequeña oficina en Polanco en la Ciudad de México.

Los gobiernos están elaborando las cartas de intención, convenios de colaboración, así como la creación del paquete de incentivos fiscales y no fiscales de muy largo alcance y los que funcionan a nivel mundial, añade.

Se busca “ser muy agresivos para que haya todas las facilidades para invertir en esos estados”, asimismo se necesita impulsar proyectos de carreteras, aeropuertos, ferrocarriles, así como la modernización y ampliación de las capacidades de los puertos como centros logísticos, demanda titular de la AFDZE.

Adicionalmente se planteó la conformación de una ventanilla única, ya que para abrir un negocio en México se requiere de 130 mil trámites y regulaciones en los tres niveles de gobierno.

La idea es que los empresarios e inversionistas a la hora que lleguen al mercado mexicano a instalarse solo hagan un trámite para resolver los requerimientos, las licencias y los permisos, comenta Gutiérrez Candiani.

 

Se inspiran en el modelo internacional

“Son los grandes caminos en los que estamos avanzando para en diciembre llegar a las definiciones y proceder a construir las tres zonas económicas especiales para este año”, explica.

En principio, Banco Mundial (BM) y Banco Interamericano de Desarrollo (BID), así como de despachos nacionales e internacionales “nos están ayudando a esas definiciones de las zonas económicas para replicarlos en México”.

Se revisaron las zonas económicas de Costa Rica, Colombia, Panamá, Brasil, China y Singapur, “una nación que comenzó con una zona económica especial” y es una de las economías más grandes del mundo.

“Vimos también que no había funcionado para no equivocarnos, porque no se buscó el hilo negro”, sino los casos de éxitos para promover la inversión y el negocio

Ninguna de las zonas económicas tendrá el estilo de Singapur, dado que tropicaliza el modelo de negocio por el rezago y la falta de oportunidades, además de que el “capital humano muchas veces no existe, las condiciones de vida no son óptimas y no hay una inversión en la generación de empleos” en este momento, cuenta el oaxaqueño.

“Estamos pensando mucho en el capital humano y estamos pensando en hace programas de repatriación. Hay mucha gente de estos estados que trabajan en el extranjero”, manifiesta.

—¿Se traerá a mexicanos que viven de indocumentados en Estados Unidos?, se le cuestiona a Gerardo Gutiérrez Candiani.

—Sí, claro. O México, ya que mucha gente estará interesada regresar a su lugar de origen si hay condiciones favorables de trabajo y un empleo bien remunerado.

—¿Han hecho estudios sobre la repatriación?

—Sí. Lo hemos hecho a través de los despachos, del Banco Mundial y del BID de qué es lo que se requiere y qué incentivos fiscales, laborales se necesitan, así como la capacitación y el crédito para todos los habitantes.

—¿Cuántas personas serán repatriadas?

—Depende en la velocidad que podamos ir generando en las zonas y esperemos que haya inversiones cuantiosas. En esa medida se va a repatriar a mexicanos a sus lugares de origen.

 

Siguientes artículos

ETN y Primera Plus suspenden viajes a Michoacán por inseguridad
Por

Tras reportes de secuestros y quema de vehículos, los destinos suspendidos por las líneas de autobuses en Michoacán son...