El premio Nobel que se fascinó con México

Foto: Staff.

Lawrence Klein construyó el primer modelo econométrico para un país en vías de desarrollo, el cual constituía la tesis doctoral de uno de sus estudiantes. A manera de celebración, sus alumnos más allegados han decidido publicar sus experiencias en el libro A Celebration of Lawrence R. Klein.

 

Este septiembre se cumplen 93 años de vida de uno de los más grandes economistas a nivel mundial, galardonado con el Premio Nobel de Economía 1980 por su contribución a la econometría aplicada y al quehacer de los pronósticos económicos. Sus enseñanzas, metodologías y recomendaciones han creado toda una escuela de economistas alrededor del mundo. Lawrence R. Klein ha sido considerado el padre de los modelos econométricos estructurales y el creador del primer modelo que anticipó con extraordinaria precisión el rumbo de la economía estadounidense en el periodo de la post-guerra. Graduado con título de doctor por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, pasó gran parte de su vida profesional enseñando y entrenando economistas en la Universidad de Pensilvania.

Muy pocos mexicanos hemos tenido el privilegio de haber sido supervisados y dirigidos en nuestra tesis doctoral por un Premio Nobel de Economía. Este servidor se encuentra en ese pequeño grupo que tuvo acceso no sólo a las enseñanzas de un gran maestro sino también al privilegio de haber concluido la tesis doctoral con la firma de uno de los grandes contribuyentes al desarrollo de la economía aplicada.

El Doctor Klein ha formado economistas en prácticamente todo el mundo, sobre todo en los países desarrollados, pero siempre mostró interés en el mundo en vías de desarrollo, especialmente en América Latina. México fue el primer país que llamó su atención en Latinoamérica no solo por su cercanía con los Estados Unidos, sino también por el estado de desarrollo y potencial que mostraba su economía.

El grado de avance que presentaba el sistema estadístico nacional hacia finales de la década de los sesenta y principios de los setenta posicionaba a México como uno de los candidatos idóneos del mundo emergente para experimentar con la metodología econométrica recién desarrollada por el profesor Klein. En aquel entonces, México venía de la bonanza generada por el “desarrollo estabilizador” y se acercaba a la fase descendente del ciclo que pocos años después acabaría con la era de la paridad fija de 12.50 con la gran devaluación del 76. Así, a principios de los setentas, Lawrence Klein había ya construido el primer modelo econométrico para un país en vías de desarrollo, el cual constituía la tesis doctoral de uno de sus estudiantes, el mexicano Abel Beltrán del Rio.

Su interés por México dio origen a algunas otras investigaciones, pero sobre todo a la fundación del primer centro de investigación econométrica para el país (Diemex-Wharton, que más tarde se convertiría en Ciemex), como un departamento dependiente de la Universidad de Pensilvania. En este proyecto el Dr. Klein profundizó su interés en el país y estrechó relaciones con los expertos de más alto nivel y autoridades mexicanas, entre los que se cuenta el reconocido autor de la “Realidad Económica Mexicana”, el Dr. Leopoldo Solís Manjarrez.

 

El contacto de Klein con México siempre se mantuvo a través de sus presentaciones en las reuniones de Ciemex-Wharton y con funcionarios públicos.

A finales de 1994, en pleno estallamiento de la crisis del peso en diciembre, la mente de Klein volvió a brillar con el país ante la posibilidad que la crisis mexicana le daba para una nueva predicción e investigación. Klein vislumbraba que la crisis iba a ser de muy corta duración y que México saldría fortalecido ante la corrección de los desequilibrios que el país se vería forzado a realizar en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Para sustentar su predicción, el profesor Klein requería de un asistente que lo apoyara tanto en la investigación econométrica como en el conocimiento de la realidad mexicana. El honor recayó en este servidor quien en ese entonces ya colaboraba en Filadelfia como economista de la ya famosa empresa de consultoría conocida como “la Wharton”.

A partir de ese entonces el reconocido Dr. Klein se convirtió en mi maestro y tutor, con el que tuve el honor de debatir y discutir por horas y días, semanas y meses, tanto  la realidad económica mexicana como las mejores alternativas de ecuaciones para representar la estructura de la economía mexicana. Finalmente, durante el primer trimestre de 1995, en medio de la profundidad de la crisis causada por el famoso “error de diciembre” terminamos la investigación econométrica y Klein publicó el artículo en el que vaticinaba la corta duración de la crisis del peso. Para finales de 1995 la economía mexicana ya confirmaba la predicción de Klein y se encaminaba hacia una recuperación sostenida. El artículo fue reimpreso en un libro en el cual participaron otros economistas de la talla de James Tobin –otro Nobel galardonado, así como reproducido por la prensa nacional e internacional.

Con el avance de los sistemas de estadísticas nacionales a niveles de alta frecuencia (mensuales, semanales, diarios y en tiempo real) el Dr. Klein desarrolló otra brillante idea: construir modelos puramente econométricos de corto plazo para posteriormente enlazarlos a los modelos grandes de mayor plazo. Con ello desarrolló la metodología de los modelos de pronósticos de alta frecuencia (HFFM).

En 1999, casi al final de mis estudios de doctorado, el profesor Klein me propuso aplicar su metodología a un país en vías de desarrollo, con lo cual creamos el primer Modelo de Pronósticos de Alta Frecuencia para la Economía Mexicana como mi tesis doctoral. Dicha metodología constituye en gran medida la respuesta de Klein a la famosa “crítica de Lucas a la econometría”, ya que los HFFM tienen la capacidad de reestimar los coeficientes estructurales de la economía de manera instantánea en el momento mismo en que una nueva pieza de información se conoce en el mercado.

En honor a las enseñanzas y contribuciones que Lawrence Klein ha hecho a todos aquellos economistas que fuimos sus alumnos, colegas, y colaboradores cercanos hemos preparado una publicación que compila nuestras experiencias al lado del “gran maestro de maestros”. “A Celebration of Lawrence R. Klein” es el libro en el cual expresamos nuestra más profunda gratitud por todo lo que él ha hecho por nosotros y por nuestros respectivos países.

Contacto:

 

Twitter: @AlfredoCoutino

http://www.alfredocoutino.com