Los estudios apuestan por directores novatos para sus blockbusters

Especial.

Cada vez más  las grandes producciones con presupuestos de cientos de millones de dólares se están dejando en manos de directores sin experiencia en las grandes ligas. ¿Por qué?

 

Por Dorothy Pomerantz

 

Una de las preguntas que he escuchado una y otra vez en las conferencias de prensa en la Comic-Con es “¿Qué tan distinto es trabajar en una película con un gran presupuesto con respecto a tu obra previa?” Eso se debe a que actualmente hay muchos directores que vienen de la televisión y el mundo del cine independiente haciendo películas con presupuestos de más de 100 millones de dólares.

Y no es que se trate de algo nuevo. Warner Bros., fue pionera en ello en 2004, cuando contrató a Christopher Nolan para dirigir Batman Begins. Fue una jugada arriesgada en esos momentos, pero resultó ser muy redituable. La nueva franquicia de Batman ganó 2,500 millones de dólares (mdd) en la taquilla mundial. Nolan se convirtió en un director bien pagado durante ese proceso, estimamos que ganó 40 mdd entre junio de 2012 y junio de 2013.

Marvel y Disney tuvieron una suerte similar con The Avengers. La mayoría de experiencia previa del director Joss Whedon está en la televisión. Su única película hasta el momento había sido Serenity, la cual recaudó sólo 40 mdd en taquilla a nivel mundial.

The Avengers, por el contrario, ganó 1,500 millones.

Así, es de entenderse que los estudios quieran mantener a los novatos detrás de la cámara. Pero también surge la duda de si esa estrategia no resultará contraproducente en un futuro cercano. La idea es que esos directores independientes y televisivos puedan mantener esas historias bien cohesionadas y a los personajes reales para que el público tenga algo a qué aferrarse entre tantos efectos especiales.

Pero este año los estudios parecen estar tomando mayores riesgos con sus directores.

La nueva película del Capitán América, Soldado de Invierno, está siendo dirigida por Anthony y Joe Russo. Probablemente nunca has escuchado hablar de ellos. En el panel de Marvel en la ComicCon Kevin Feige dijo que estaba impresionado con su trabajo en los programas los programas de televisión Arrested Development y Community. El Capitán América no es Tony Stark. No puede decir una frase graciosa a la mitad de una secuencia de acción. Así que estos dos lucen como una rara elección

James Gunn está llevando el proyecto más reciente de Marvel en el mundo de las películas de superhéroes: Guardianes de la Galaxia. El director tiene seguidores de culto gracias a sus películas oscuramente divertidas, como Slither y Super. Marvel espera que su sensibilidad le ayudará a hacer a los Guardianes un tipo muy diferente de película de superhéroes, uno con tanto humor como acción.

Luego está Gareth Edwards, quien dirige al próximo Godzilla. Edwards tiene una película en su haber: Monsters, una cinta sin presupuesto. Elaborada con un presupuesto de sólo 800,000 dólares, la película de 2010, sólo se exhibió en tres cines en Estados Unidos, aunque atrajo a un apasionado grupo de seguidores después de proyecciones en SXSW y Cannes. Además de escribir y dirigir la película, Edwards hizo el diseño de producción, efectos visuales y cinematografía.

Edwards admitió que la experiencia de estar en una película de gran presupuesto es muy extraña. En cierto modo, dijo, era como trabajar en una cinta independiente porque sólo ha tratado directamente con algunas personas a pesar de tener una equipo de 400. No sabe el nombre de la gran mayoría de las personas que trabajan para él.

Edwards también confesó que la experiencia de decirle a alguien lo que quiere y tener a cientos de personas corriendo para complacer su solicitud es bastante adictiva.

Tal vez eso sea parte de por qué los estudios siguen apostando por estos jóvenes. Una vez que los directores se acostumbran a que las cosas suceden a una escala masiva, se aburren y eso se nota en su trabajo. Esperemos que estos recién llegados puedan traer energía y vida al género de los superhéroes, que está empezando a sentirse viejo y cansado. Ya lo veremos cuando estas películas lleguen a los cines el próximo año.