Mensajes cifrados: ¿Qué quisieron decir Bernanke y la Fed?

Ben Bernanke, presidente de la Fed (Reuters)

Sí podrían reducir el ritmo de las rondas QE, pero también aumentarlo; faltaría quizás que aclararan que podrían mantenerlo. 

 

Los mercados parecen confundidos. Lo están por algo que ocurre muy pocas veces, y que por lo mismo, no pueden creer: el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijo la verdad esta semana en su comparecencia ante el Congreso.

Hay quien asegura que la Fed ha mandado un mensaje ambiguo que embrolla a los inversores, pero no tiene por qué ser así.

En todo caso, Bernanke ha pecado de una muy pobre comunicación en su intento por mandar señales precisas, de lo que también iba a poder leerse el mismo miércoles más tarde, en las minutas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por sus siglas en inglés).

Por eso resulta necesario descodificar su mensaje.

De entrada debemos partir de lo obvio: una cosa es la posibilidad de comenzar a reducir el ritmo de las llamadas “flexibilizaciones cuantitativas” (QE, en inglés) –estímulos de impresión monetaria que se inyectan a la economía que hoy suman 85 mil millones de dólares mensuales, y otra muy distinta es hablar de comenzar a retirar esa liquidez.

Esa diferencia es sustancial. Si un pueblo está siendo inundado porque las compuertas de la presa que lo mantenía seco se han abierto como nunca, cerrarlas un poco no detendrá la inundación y los afectados, no sentirán gran diferencia.

Es más, incluso si se cerraran por completo, eso no significaría tampoco que el agua que ya había fluido desaparezca como por arte de magia. Ese es un problema aparte.

De forma análoga, el discurso de la Fed y de Bernanke no deja lugar a dudas de una nueva consideración, que antes no se admitía: la posibilidad de reducir la velocidad de las compras de activos, o de incrementarlas, en función del desarrollo del mercado de trabajo y de los riesgos inflacionarios.

A eso se refiere el FOMC, cuando afirma que la impresión monetaria continuará “hasta que la perspectiva del mercado laboral haya mejorado sustancialmente en un contexto de estabilidad de precios”.

No hay doble mensaje, es su verdad.

Sí podrían reducir el ritmo de las rondas QE, pero también aumentarlo. Faltaría quizás que aclararan que podrían mantenerlo.

En todo caso, lo relevante para los inversores debe ser que esta “inundación” de dólares, bajo ninguna circunstancia, está por detenerse. No todavía.

La “presa” de la Fed, seguirá abierta hasta que reviente desde dentro.

En este sentido, debido a las actuales condiciones y a las expectativas económicas que se tienen en este momento para 2013, en las que la Fed detecta un “ritmo moderado” de crecimiento, es más probable que el nivel de QE se quede como hasta ahora unos meses más, para luego decidir si moverlo hacia arriba o hacia abajo.

Esto porque las minutas acusan todavía un elevado desempleo –pese a que su tasa bajó en marzo a 7.6%, y una lentificación en la creación de nuevos puestos de trabajo de la que poco se habla.

Este factor interno es el que habrá que seguir como principal indicador de las futuras acciones de la Fed, debido a su mandato de maximizar el empleo. Cabe resaltar que la meta de 6.5% en la tasa de desempleo, está todavía muy lejos.

El otro de sus objetivos, el de la estabilidad de precios, no es definitorio, porque como hemos explicado, los estímulos monetarios están propiciando un fenómeno de deflación. De esta forma, bajo la óptica oficial, la inflación seguirá pareciendo “bajo control”.

Ahora, a diferencia de un documento escrito como las minutas, que son interpretadas en su totalidad en fracciones de segundo por sofisticados robots, Bernanke tenía que decidir si insinuar primero que expandiría o mantendría la flexibilización cuantitativa, o bien que podría aminorarla en futuras reuniones del FOMC. Pero las dos cosas las tenía que decir.

Decidió con pleno conocimiento del impacto que tendría en los mercados, que primero daría a entender que restringir la expansión monetaria podría poner en peligro la “recuperación”, y luego, “esterilizaría” los efectos de sus dichos asegurando que sí podría llevarse a cabo ese recorte. Plan con maña, preparado de inicio.

De una cosa podemos estar seguros. Ni Bernanke ni los miembros del FOMC, están dispuestos a tolerar un derrumbe bursátil como el de este jueves en el Nikkei de Japón (-7.32%).

Al primer indicio de esto, bajas prolongadas o de una inminente recesión en Estados Unidos, pasaría al anecdotario la posibilidad de recortar el QE. Pare decirlo sin titubeos, en cualquiera de las variantes, el planeta seguirá inundándose de billetes verdes. No hay estrategia de salida.

La burbuja en las bolsas y los bonos soberanos, por eso, podría seguirse inflando una vez que se apacigüe el nerviosismo de esta semana.

Como todas, esas burbujas seguirán llegando a nuevos límites difíciles de imaginar, y seduciendo a más y más inversionistas a la vista de todos, con una ilusión de riqueza.

Tras bambalinas, mientras tanto, las manos fuertes de los inversores en oro y plata físicos, continuarán retirando más y más metal del mercado, para su seguridad, pues el desenlace de esta “bacanal” de expansión crediticia, solo puede ser trágico. Estas, como todas las burbujas, acabarán reventando.

En el símil del pueblo inundado, los tenedores de esos metales preciosos monetarios, serían personas con botes salvavidas muy bien escondidos para escapar con sus familias de la tragedia que veían venir, y desde los que miran cómo otros, incluyendo los que se creían dueños de un bote que no existía, se quedan a padecer las consecuencias.

 

Contacto:

Twitter: @memobarba

Facebook: facebook.com/memobarba

email: [email protected]

Blog: http://inteligenciafinancieraglobal.blogspot.mx

  • LO QUE NO SE DIJO Y HABÍA QUE DECIR .. según @memobarba .. interpretando a Bernanke, quien pareciera tacaño en sus comunicados de las decisiones de la FED, no lo es tal, sino más bien debe ocurrirle algo de pudor, de tener clara conciencia de como su país y su autoridad, puede definir, al final en cierto grado, la liquidez mundial con decisiones propias y del interés sólo de EE.UU. ..Ese pequeño pudor que hace la diferencias al >> “Ni Bernanke ni los miembros del FOMC, están dispuestos a tolerar un derrumbe bursátil” … ¿no lo crees? Slds, EBC http://doo.ly/ec9g