Países emergentes: ¿adiós a los flujos de capital?

Foto: Reuters

Sin las entradas de capitales, muchos mercados emergentes tendrán que trabajar en reformas estructurales. El endurecimiento de las condiciones financieras aumentará el costo de endeudamiento y ejercerá una presión adicional sobre el crecimiento.

 

 

Actualmente los indicios de una política menos expansiva de la Reserva Federal de EU ponen un freno a la búsqueda de rendimientos en los mercados emergentes y, a raíz del crecimiento decepcionante, incluso el capital que busca crecimiento ha dejado de encontrar seguridad invirtiendo en la región.

Sin las entradas de capitales, muchos mercados emergentes tendrán que trabajar en reformas estructurales. Es seguro que el endurecimiento de las condiciones financieras aumentará el costo de endeudamiento y, sin lugar a dudas, ejercerá una presión adicional sobre el crecimiento. Es importante tomar en cuenta que la inversión en países que aprueben reformas puede producir resultados volátiles, independientemente de las valoraciones.

Si se suspendiera la entrada de capitales, los países atravesarían por una etapa de “prevención de crisis” en la cual recurrirían a toda la reserva de liquidez disponible para evitar quiebras generalizadas y posteriormente por una etapa de “reforma” en la que los países tratarán de reducir su dependencia del capital extranjero.

La mayoría de estos países se encuentran en condiciones favorables, ya que muchos países han reducido sus déficit de cuenta corriente, lo cual disminuye la dependencia a las entradas de capital extranjero. A su vez, han disminuido la vulnerabilidad de sus economías a las salidas de capital extranjero a corto plazo, emitiendo más deuda en moneda local. Por último, las reservas de divisas les permiten contar con un considerable colchón para amortiguar las salidas de capitales.

Consideramos que el crecimiento del consumo de los mercados emergentes a corto plazo será complejo debido a las dificultades a las que se enfrentaran, ya que los flujos de capital están demostrando ser un motor importante tanto de los mercados como de las economías.

 

EU: en una situación privilegiada

La condición del dólar estadounidense como moneda de reserva y principal medio de cambio del mundo garantiza entradas de capital estables hacia EU. La revalorización de los precios de las viviendas, las mejores condiciones del mercado laboral y la capacidad de respuesta de la política monetaria contribuyen a generar un impulso adicional, esto se ha traducido en una mayor confianza del consumidor.

En consecuencia, los activos de EU están atrayendo importantes flujos de capitales nuevos. Es por esto, que EU cuenta con un horizonte muy positivo, sobre todo en acciones, deuda de alta rentabilidad y en dólares.

 

Eurozona: recuperándose de malos flujos

Los rendimientos de los bonos de los países periféricos siguen siendo elevados, pero ya no se encuentran en niveles insostenibles. En nuestra opinión, el BCE ha proporcionado suficiente protección para impedir una nueva escalada de la crisis y ha mantenido los niveles de liquidez. Cualquier compromiso adicional asumido por el BCE para estimular la inversión en países de la periferia favorecería a las acciones, pero debilitaría el euro.

Podemos notar un avance en las reformas de la eurozona, pero creemos que aún es demasiado temprano para adoptar una posición optimista respecto a la región. Esperamos una mejora de las ganancias y señales claras de restablecimiento del crecimiento en Italia y España.

Por último, si el crecimiento en China se desacelera demasiado rápido y el gobierno lanza un paquete importante de estímulo fiscal, las acciones de la zona euro resultarían ser una de las principales beneficiarias, puesto que la zona euro es el socio comercial más grande de China.

 

 

Contacto:

e-mail: [email protected]

 

 

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).

UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no está regulado ni sujeto a la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

  • Juan Jose Espinosa

    Articulo interesante que nos da una perspectiva para Mexico.