Sector minero: terreno de oportunidades

Foto: Reuters.

La industria minera está experimentando cambios sin precedentes. Para tener éxito, las empresas necesitan seguir siendo ágiles y creativas, manteniendo claros sus objetivos.

 

La inversión en la industria minera en el país ha crecido de manera exponencial. México es el primer productor de plata, y se encuentra dentro de los 12 principales productores de 17 minerales, ocupando el primer lugar como destino de inversión en Latinoamérica. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estima que para finales de 2013, se habrán creado 334,148 empleos a través de este sector, además de ofrecer un aporte directo al Producto Interno Bruto (PIB) de 4.9%.

En 2012, la captación de divisas de la industria Minera fue de 22,683 millones de dólares de acuerdo a datos estimados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y del Servicio Geológico Mexicano (SGM), después de las industrias Automotriz, Eléctrica y Electrónica y de Petróleo.

El año pasado, de acuerdo a datos estimados de la Cámara Minera de México (Camimex), la inversión extranjera de esta industria fue de 7,647 millones de dólares, sin embargo, se espera que para 2013 sea de 8,000 millones de dólares.

Diversos son los retos que enfrentan las empresas del sector Minero en México, como administración de costos, competencia, regulaciones ambientales, acceso de capital, uso eficiente de la tecnología, así como conjuntar las sinergias posibles para ser más productivas, atractivas y rentables. Un nuevo reto en su caso será el cumplimiento oportuno de los cambios propuestos a la Ley Minera aprobada por la Cámara de Diputados el 12 de marzo de 2013, los cuales serán sujetos a discusión y revisión por el Senado de la República.

Con la aprobación de la Ley Minera, que pretende modificar los artículos 6, 27 Fracción II, 27 BIS y 27 TER para establecer el pago de una compensación a las actividades de extracción de sustancias minerales, la tributación se tasará sobre 5% de las utilidades netas de las empresas mineras, a efecto de ser aplicado en inversión física, y para realizar obras en beneficio de las comunidades regionales donde se encuentren ubicadas las concesiones mineras a través de los gobiernos federal, estatal y municipal.

El incluir una regalía en esta iniciativa de ley permitirá equiparar al país con otras naciones, donde ya se paga una regalía sobre un resultado que no es sobre ingreso, sino sobre utilidades. Esto sí impactaría la rentabilidad de las compañías, al no contemplar si va a ser deducible para el Impuesto Sobre la Renta (ISR). Esta propuesta ha funcionado en otras geografías y seguramente así será en México, siempre y cuando se haga un análisis integral que dé mayor certidumbre a las empresas y demás partes involucradas.

En conclusión, la industria Minera en nuestro país experimenta cambios sin precedentes y para tener éxito, las empresas necesitan adaptarse creativamente a los cambios regulatorios y del mercado, manteniendo claros sus objetivos de negocio.

 

 

Contacto:

FACEBOOK: KPMG MÉXICO

TWITTER: @KPMGMEXICO

YOUTUBE: KPMGMX