¿Tienes una idea? ¡Empréndela!

Foto: Reuters

No lo dejes para mañana. Convierte tu idea en un nuevo negocio. Aquí te presentamos los 5 puntos más importantes que debes saber antes de emprender tu propia empresa, sin importar tu edad o tu nivel de expertise.

 

 

¿Te ha pasado que despiertas muy emocionado por la mañana con una gran idea de negocio? ¡Anótala! Al día una persona puede llegar a tener más de 100 ideas, probablemente por la noche se acuerde de una, sonría y al día siguiente haya quedado en el olvido. Es por eso que siempre he dicho que todo negocio se concibe en la idea, nace en el papel y crece en la acción.

El ser emprendedor es como la experiencia de subirse a una montaña rusa sin cinturón de seguridad: vivirás emociones extremas, te pondrás a prueba en muchos sentidos, aprenderás a conocer tus verdaderos límites. Es una experiencia que por mucho vale la pena vivir.

Sobre todo, debes tener muy en cuenta que vas vivir ciertos obstáculos en el camino, como los personales, los propios y los económicos; los obstáculos personales y propios son los primeros y más decisivos en todo emprendimiento, principalmente por que ponen a prueba la certeza que tienes sobre tu idea y algo que te debe quedar muy claro es que nadie, absolutamente nadie, va a creer ni un poquito más que tú en tu idea.

Con el tiempo he aprendido que las dudas y los miedos únicamente alimentan el fracaso de lo que pudo haber sido una gran idea, pero la seguridad siempre fortalecerá tu idea con cimientos sólidos. Recuerda que es mejor emprendedor bueno con idea mala que emprendedor malo con idea buena.

Así que prepárate porque probablemente escuches a tu familia y amigos decirte que tu idea es una locura, que perderás el tiempo y dinero, que mejor busques un empleo seguro. De eso consta el instinto protector de los que te quieren y rodean, por lo que es fundamental que entiendas que las ideas únicamente las puede juzgar el tiempo. Absolutamente nadie tiene el poder moral de decir que tu idea no funcionará. Recuerda que el fracaso no existe, únicamente existen las personas que dejaron de intentar. Los obstáculos económicos son lo de menos, no se nace corriendo, así que algo básico es que si no puedes hacer dinero sin dinero, no podrás hacerlo con él.

México no necesita más empleados, necesita más emprendedores formales que crean en sus ideas, las constituyan y hagan crecer, para seguir representando el 99.8% del total de empresas en el país y continuar generando una estructura empresarial más sólida, la cual está basada en las micro, pequeñas y medianas empresas que al día de hoy generan el 72% de empleos y significan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Así que por esto y más, vale la pena emprender y hacer de México un país más innovador, próspero y con más oportunidades.

En colaboración con la abogada mexicana Pamela Sandoval Rodríguez, fundadora de Sandoval Abogados y especialista en Propiedad Intelectual, te presentamos los 5 puntos más importantes que debes saber  antes de emprender tu propio negocio, sin importar tu edad o tu nivel de expertise:

 

  1. Si vas a arrancar, arranca en serio. Constituye una sociedad desde el principio, ésta puede ser una Sociedad Anónima, una Sociedad de Responsabilidad Limitada, una Sociedad Civil, entre otras. El punto es constituirse y arrancar desde el principio con toda la formalidad que poner un nuevo negocio requiere, ya que es más difícil “ponerse al corriente” una vez que se ha avanzado. Además, muchas veces el mismo avance se ve frenado por no cumplir con este requisito.
  2. Death and taxes. Así cómo dicen nuestros vecinos del norte: “Todo se puede evitar en esta vida menos la muerte y el pago de impuestos”. Desde el principio, es vital estar al corriente con tus obligaciones fiscales. Después de constituirte hay que darse de alta en el Registro Federal de Contribuyentes o mejor conocido como sacar el “RFC”. Este trámite se hace mediante una cita para acudir al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de tu localidad. Después de este procedimiento, hay que cumplir con hacer tus declaraciones mensuales y anuales de impuestos de forma oportuna y responsable.
  3. Zapatero a su zapato. La idea de poner un nuevo negocio es generar un mayor ingreso explotando una idea novedosa o una habilidad que se tenga en particular. A menos de que seas un multitasker, multidisciplinario, con varias licenciaturas y tiempo infinito, difícilmente podrás realizar de forma autodidacta muchos de los pasos que hay que dar para poder empezar de forma exitosa tu negocio. Por eso, mi recomendación es siempre apoyarse con los expertos en la materia, especialmente para los temas contables y legales.
  4. Protege tus ideas desde el día uno. Después de desarrollar la idea sobre la cual se va a basar tu negocio, es muy importante protegerla. Mucha gente pasa por alto este importante paso, y después buscan ayuda cuando ya encontraron algún pirata que se está tratando de aprovechar de sus ideas o que están desprestigiando su producto vendiendo algo “similar” o con una marca parecida. Registra tu marca, slogan, tu logotipo y protege cualquier invención que hayas desarrollado para el impulso de tu negocio. Aunque existen varios mecanismos para realizar esta protección de forma personal, por experiencia te recomendamos que te pongas en contacto con un experto en esta materia, pues no sólo presentará los trámites por ti, sino que también te expondrá las mejores opciones y, en la mayoría de los casos, evitará que gastes de más por presentar mal alguna solicitud.
  5. Roma no se construyó en un día. Por último, es básico que desde el inicio sepas que construir una reputación, tener una clientela fija o generar un muy alto nivel de ventas toma tiempo, dinero y esfuerzo. No te desesperes ni dejes que los ánimos decaigan si al principio no ves los resultados que esperabas. Continúa haciendo el esfuerzo diario de hacer que tu negocio crezca y, en menos de lo que te imaginas, te vas a dar cuenta que valió la pena emprender y que la satisfacción personal que esto te da difícilmente la encontrarás en otro lado.

 

Así que a nadar se aprende nadando y a emprender, emprendiendo.

 

 

Contacto:

Facebook: facebook.com/stephanielewiss

Twitter: @yameroenForbes

E-mail: [email protected]