Reuters.- El 2017 fue el segundo más caluroso a escala global desde que existen registros, por detrás de 2016, en medio de claras señales del cambio climático que van desde incendios forestales hasta el deshielo del Ártico, dijo el jueves un centro de monitorización de la Unión Europea.

El Copernicus Climate Change Service, la primera agencia meteorológica internacional importante en anunciar las temperaturas mundiales de 2017, dijo que éstas registraron un promedio de 14.7 grados centígrados, lo que supone 1.2 grados por encima de la era preindustrial.

El año pasado fue ligeramente más “fresco que el año más caluroso en los registros, el 2016, y más cálido que el anterior año más caluroso, el 2015”, de acuerdo al informe. Los registros de temperatura se remontan a fines del siglo XIX.

Estos datos respaldan la proyección que hizo la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), un organismo de la ONU que en noviembre predijo que 2017 sería el segundo o tercer año más caluroso después de 2016, enmarcándose en una tendencia derivada de los gases con efecto invernadero causados por el hombre.

PUBLICIDAD

Las abrasadoras temperaturas de 2016 también se vieron impulsadas por El Niño, un fenómeno meteorológico que sucede cada algunos años y que tiene relación con el calentamiento periódico del océano Pacífico.

Sin tener en cuenta la influencia de El Niño, 2017 fue el año más caluroso desde que existen registros, dijo Copernicus, un programa dirigido por el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio.

El presidente estadounidense Donald Trump, que ha puesto en duda que la mano del hombre esté detrás del cambio climático, escribió un tuit el 29 de diciembre sobre el intenso frío en Estados Unidos y puso en entredicho la necesidad de actuar para limitar las emisiones contaminantes.

“Quizás podríamos usar una pequeña parte de los BILLONES DE DÓLARES que nuestro país, y ningún otro más, iba a pagar para protegernos del dichoso calentamiento global. ¡Abríguense!”, escribió.

Trump tiene intención de abandonar el acuerdo climático de París de 2015, que cuenta con el respaldo de casi 200 países y quiere mantener el alza de las temperaturas muy por debajo de los 2 grados centígrados sobre la era preindustrial.

 

Siguientes artículos

Trump trabaja en la aprobación de una reforma migratoria
Por

Trump afirmó que cree que el proyecto de ley lidiará con el problema de personas indocumentadas que llegaron a Estados U...