Por Francisco Coll Morales*

La globalización y la digitalización ya son un hecho en nuestro día a día. Cada vez son más las empresas que se suman a ellas usan este nuevo sistema como medio de crecimiento.

Ambas tendencias han permitido a las empresas tener un mayor crecimiento, a la vez de un mayor impacto en la economía, todo esto en un contexto donde el mundo es cada vez más global. La era digital ha permitido a las empresas estar en más lugares a un costo mucho menor de lo que le supondría hacerlo de un modo físico y tradicional.

Esto es un gran avance para el mundo de la empresa, ya que, con un producto competitivo, una pequeña empresa, un pequeño fabricante en Japón, puede vender sus productos en Norteamérica sin la necesidad de tener que realizar una inversión en infraestructura física, personal y licencias para que su producto sea vendido en el exterior.

PUBLICIDAD

Con la aparición de la digitalización vemos como el sueño de la internacionalización está dejando de ser un sueño y se está materializando cada vez más. Vemos el caso de empresas del retail textil que acaban de comenzar su andadura en el mundo profesional y ya están exportando sus productos a más de 50 países.

Dentro del mundo de la banca, la digitalización también es cada vez más un hecho. Ya podemos observar dentro de las tradicionales sucursales bancarias como cada vez son menos los empleados que están dentro de la sucursal, así como los clientes que acuden a estas sucursales para realizar las operaciones bancarias pertinentes.

La digitalización de la banca mediante la tecnología fintech está revolucionando por completo el sector, además de que está teniendo una gran acogida dentro del sector financiero. Cada vez son más las personas que utilizan tecnología fintech, incluso sin darse cuenta, como puede ser la banca online o simples pasarelas de pago tecnológicas cuando compramos algún producto por internet.

Mientras que antes teníamos que realizar un pago en ventanilla, la aparición de la tecnología fintech ha provocado que tengamos que acudir a una sucursal bancaria con mucha menos frecuencia, por lo que, para la banca, los costos de mantenimiento de sucursales solo frenan su crecimiento, repercutiéndoles costes de infraestructura y personal condenados a desaparecer.

En conclusión y sacando a la luz algunas cifras sobre el impacto del mundo fintech en la economía y la sociedad, los últimos registros indican que la tecnología financiera está moviendo más millones de dólares al año que muchos otros sectores, algo bastante sorprendente si observamos el rápido crecimiento que ha tenido en los cortos años de vida que posee.

En este gráfico podemos observar los países que más utilizan las plataformas fintech y la cifra, en millones de dólares, que mueven en transacciones.

Observando estos datos vemos como la tecnología fintech se ha convertido en el futuro de la banca. Como hemos comentado anteriormente, el mundo fintech ha revolucionado por completo el sector financiero y pretende continuar haciéndolo en los próximos años.

Desde hace unos años, las inversiones en plataformas e iniciativas fintech en todo el mundo se ha triplicado, por lo que la banca ve cada vez más necesario concentrar sus esfuerzos en alcanzar acuerdos con este tipo de iniciativas que le permitan una mayor facilidad en la conversión digital.

Para el mundo de la banca, la conversión digital siempre ha sido algo que se le ha resistido, debido a sus grandes infraestructuras, sus regulaciones en materia legal y los grandes costos fijos de personal que tenían que afrontar. Con este contexto, la conversión digital suponía un alto riesgo que los bancos todavía no estaban preparados para asumir.

Aunque la banca se resistía a este cambio, la alta penetración en el mercado de este tipo de plataformas y el acelerado ritmo de crecimiento y consolidación del mundo fintech ha hecho mella en los gabinetes de presidencia de las grandes compañías bancarias, donde ven la conversión digital como un reto inevitable.

No obstante, muchas compañías ya están iniciando sus planes de expansión con la tecnología fintech como medio para crecer. Algunos de los grandes bancos europeos están preparando políticas de expansión internacional a través de la banca digital, por lo que vemos como la fintech ya ha ganado la partida a la banca tradicional.

Crecimiento mediante la tecnología fintech y el e-commerce

Para la banca, uno de sus principales objetivos es el de la expansión internacional. Las últimas declaraciones del FMI donde se le exigía una mayor actividad en materia de fusiones y adquisiciones para garantizar, de este modo, la creación bancos más grandes y rentables, sustituyendo el gran tejido bancario a nivel mundial por otro más pequeño, pero con mayor solidez y consolidación, ha hecho mella en los consejos de administración de los grandes bancos, que buscan expandirse y aterrizar con su negocio en más países del mundo.

Para grandes bancos como Santander o BBVA, esta internacionalización es más que necesaria, por lo que ha optado por desarrollar políticas de internacionalización que permitan llevar su negocio a otras partes del mundo como el mercado asiático.

Con estas políticas, podemos observar como el mundo de la banca también se ha sumado a la internacionalización mediante la digitalización y la tecnología fintech, utilizando sus recursos en materia de imagen y marca para generar la confianza y el impulso que necesitan para expandirse en el resto de los países donde no poseen nicho de mercado.

De hecho, no solo estos bancos son los que han iniciado los trámites de internacionalización mediante la tecnología fintech, si no que el 82% de las compañías financieras plantea expandirse al mundo mediante la tecnología financiera y la digitalización.

Esto supone un gran avance para el mundo de la banca, que dará la oportunidad a sus clientes de operar en todos los lugares del mundo con un simple móvil, tableta u ordenador, y que no solo eso, le permitirá poseer una base de clientes a nivel mundial, creando bancos más sistémicos y solventes.

La digitalización de los negocios y las compañías es algo totalmente imprescindible hoy si queremos sobrevivir dentro de un mercado cada vez más global, aunque por ahora lo determinaría como un mercado “glocal”, es decir, un mercado global, pero adaptándonos a las costumbres y tradiciones de cada país, al igual que hacen empresas como las multinacionales gastronómicas Mcdonald’s y Burger King.

Bill Gates fue un gran impulsor de esta metodología cuando se pronunció para decir que “los comercios que no estuviesen en internet el día de mañana dejarían de existir” y tenemos que darle toda la razón, ya que teniendo la oportunidad de poseer una base de clientes a nivel mundial a costes tan ínfimos como los que suponen para digitalizar un comercio, sería de locos no lanzarnos y comenzar con una conversión digital para nuestro comercio.

El futuro que se nos avecina, aunque cada vez es más un presente, es digital y debemos adaptarnos a ello para estar dentro del mercado. Cada vez son más los comercios que se pasan al e-commerce como medio para vender y aunque no lo creamos, cada vez son más las empresas de tamaño moderado que compiten con grandes multinacionales, algo que era impensable hace unos años y que hoy se ha convertido en algo cotidiano.

Por este motivo, si posees un buen producto, un producto competitivo, no lo pienses, súmate a la era digital y enséñale al mundo lo que vendes.

*Analista del World Economic Forum.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La IA, el cambio más disruptivo en la historia
Por

Es una realidad que la Inteligencia Artificial cambiará por completo nuestros hábitos, nuestras costumbres, nuestras cre...