Aunque han pasado más de 12 meses que el sismo del 19 de septiembre de 7.1 grados en escala de Richter cimbró las estructuras de un buen número de inmuebles en la Ciudad de México, todavía hay 483 con daño estructural y que son inhabitables, de los cuales 33% continúan habitados por aproximadamente ocho mil personas.

De acuerdo con una investigación de Nosotrxs, un colectivo de ciudadanos que elabora estudios de políticas públicas, tampoco existe una clara identificación de los polígonos de riesgo derivados de los daños del sismo del año pasado ni la mayoría de los damnificados cuentan con certeza jurídica por no contar con diagnóstico de daños en sus inmuebles.

“La necesidad básica, primordial en esta emergencia es terminar el censo de afectación. Hay todavía edificios, casas, sobre todo en las zonas más alejadas, que no tienen dictamen, que no tienen certeza jurídica de si su edificio se tiene que rehabilitar o demoler y no saben tampoco como acudir o acceder a la ayuda y esa es como la primera necesidad”, advierte Vania Salgado, coordinadora del colectivo de Reconstrucción Transparente del organismo Nosotrxs.

A través de 30 solicitudes de transparencia el colectivo analizó el conjunto de inmuebles afectados su nivel de riesgo y su estatus de demolición, de las cuales únicamente 60% fueron contestadas en el plazo correspondiente.

PUBLICIDAD

Con base en la información proporcionada se estableció que 23 inmuebles se colapsaron, 208 están en alto riesgo de colapso, 11 fueron demolidos o están en el proceso, 419 están catalogados con alto riesgo, 354 con riesgo medio y 87 con riesgo bajo.

Sin embargo, el estudio advierte que la información entregada por delegaciones, la Agencia de Gestión Urbana, el Comité de Emergencias de la Ciudad de México, la Comisión para la Reconstrucción, el Instituto para la Seguridad de las Construcciones, las Secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda, Obras y Servicios de la Ciudad de México y Protección Civil no es homogénea y carece de la calidad esperada al duplicar inmuebles o incluir dobles categorías de riesgo.

En ese sentido el estudio verificó el estado de riesgo de 272 inmuebles catalogados con alto riesgo de colapso.

La mayoría de ellos se concentran en las delegaciones de Cuauhtémoc, Benito Juárez y Coyoacán.

El estudio concluyó que existe un rezago muy importante en el proceso de demolición de los inmuebles dictaminados en alto riesgo de colapso, toda vez que se ha avanzado en 51% de ellos.
Advierte que el riesgo en la ciudad no es simplemente que colapsen los inmuebles más afectados en los que no se ha intervenido adecuadamente sino el riesgo de que miles de personas puedan sufrir daños a su integridad física y pérdidas de sus bienes.

“Anular el riesgo debería ser de la más alta prioridad para la vida de la Ciudad y por eso Nosotrxs solicita a las autoridades hacer explícitos los criterios con los que se ejercen los recursos”, advierte el estudio.

 

Siguientes artículos

México busca la resiliencia a un año del 19S
Por

A un año de los sismos que golpearon a México, se trabaja para ponerse de pie en su totalidad. La iniciativa pública y l...