A lo largo de la vida sembramos grandes lecciones con estrategia, amor y paciencia. Desde pequeños supimos que es el cúmulo de tiempo lo que nos brinda experiencia, sabiduría y profundidad. Basta mirar el recorrido propio de una de las figuras más robustas, sabias y estrategas con las que cada persona cuenta en su vida: papá. 

Esa pieza en el tablero nos enseña que los seres humanos somos como un buen whisky: el tiempo y la dedicación se convierten en barricas de madera especial, capaz de almacenar lo mejor de nosotros en el interior.

Un gran ejemplo de lo anterior lo encontramos en Bushmills, la destilería de whisky más antigua del mundo, con más de 400 años de historia, que se acumulan en una experiencia única para el paladar de los verdaderos conocedores. Y quién mejor para apreciar un ejemplar con la sofisticación que proponen las maltas de esta joya irlandesa, que nuestro propio padre. 

Porque Bushmills no solamente representa el paso de los años. Es el cuidado y la dedicación de generaciones de familia y amigos que preservan el complejo proceso de elaboración artesanal que requieren las maltas de esta destilería. El resultado es uno de los productos más auténticos que se podrán encontrar en el mundo. Esa es la razón por la que la marca propone a sus dos joyas de mayor maduración para conmemorar a papá. 

bushmills
Crédito: cortesía de Bushmills.

Bushmills 16 años

Con el cuidado y la sabiduría que distinguen a Bushmills, este whiskey irlandés es un single malt sencillamente único. Madurado en tres distintas barricas, al final del proceso obtiene una personalidad robusta con notas a frutos rojos, chocolate, higo, mermelada, almendras y especias dulces. 

Pasa 16 años madurando en barricas de jerez oloroso y bourbon y se le da un terminado de no más de un año en barrica de Oporto. Ideal para el paladar exigente.

Bushmills 21 años

Considerado la joya de la familia, se trata de un whiskey robusto de triple destilación, madurado en barricas de jerez y bourbon por un mínimo de 19 años para después ser mezclado en barricas de roble europeo de Madeira por un periodo de 2 años.

Después del proceso nos queda un cuerpo de balance perfecto al paladar, con notas muy elegantes de flores, frutos tropicales, chocolate amargo, frutos secos, toffee y tabaco dulce. Carga con toda la sofisticación, sabiduría y experiencia de la casa.

bushmills
Crédito: cortesía de Bushmills.

El secreto es la receta

Cuatrocientos años de historia no se logran porque sí. Si algo caracteriza a este tradicional whiskey irlandés, es el respeto por sus procesos y su historia, es por eso que la casa mantiene la misma receta desde el origen: agua del río Bush, levaduras seleccionadas y cebada malteada. 

Sin duda un dato destacable, pues la historia de Irlanda cuenta que en 1850, el gobierno estableció un impuesto sobre la cebada, lo que provocó que la mayoría de las destilerías modificaran su receta mezclando la malta con granos sin maltear como maíz, centeno o trigo, para reducir costos de producción. Cosa que no sucedió con Bushmills, y ese es el motivo por el que esta histórica casa no sólo sostiene su valor en el paso del tiempo, sino que resiste al paso de los años gracias a que sabe proteger su verdadero legado. 

Es por eso que si existe un detalle que represente a la sabiduría, experiencia y amor que significa para nosotros la figura paterna, es un whiskey como Bushmills, porque ha sabido respetar el valor del tiempo. El mejor regalo este día del padre.

 

Siguientes artículos

La NASA enumera las plantas de interior que limpian naturalmente tus espacios
Por

El 'estudio de aire limpio' de la NASA, dado a conocer en 1989, sigue vigente ante la necesidad de mantener ambientes li...