El destino de Hugo Salinas parecía estar marcado desde el principio: iba a dedicarse a hacer negocios. Al igual que su padre y abuelo, se convertiría en la tercera generación de empresarios de la familia y así fue. Salinas recuerda que en su casa siempre se hablaba de negocios en la cena y cómo hacerlos. Sin embargo, había una regla impuesta por su bisabuelo: no hacer negocios vinculados a las bienes raíces. 

Si bien para Hugo, el diseño de interiores y el rubro inmobiliario era algo que le apasionaba, decidió enfocar su energía en distintos ámbitos. A los 22 años estaba comenzando con su primer negocio formal abriendo la cadena de supermercados Tiendas Neto, que hoy en día tiene más de 1.500 sucursales en todo el país, y continúa siendo de gran admiración para el empresario. No obstante, las ganas de adentrarse en el mundo del Real Estate persistían y fue hace 5 años cuando comenzó su nuevo camino.

Cortesía: @likegrouptribe

En 2016 abrió su desarrolladora Origina con la cual hizo muchos proyectos residenciales exitosos por todo México, pero, como buen hombre de negocios, su proyecto estrella ya estaba gestándose desde hacía mucho tiempo antes. 

Tras varios años de visitar Playa del Carmen, disfrutar de sus playas, la naturaleza y sus campos de golf, Hugo sentía que no había ningún lugar que pudiese mostrar la verdadera cara de este paraíso terrenal. “Toda la oferta estaba muy evocada a lo turístico, a encerrarse en un all inclusive 10 días y no conocer y disfrutar del increíble lugar donde te encuentras parado. Mi objetivo estaba puesto en crear un espacio donde se pueda echar raíces y redefinir esa concepción, asegurando una experiencia completa respecto de la zona, más real, conectada con los recursos naturales de la tierra ”, explicaba. 

Así fue como de ese sentimiento nació Corasol: una comunidad privada con una amplia oferta residencial, amenidades y actividades, basada en la vivencia de experiencias auténticas y un estilo de vida mucho más minimalista.

Cortesía: Corasol

“Para la sociedad actual, post pandemia, la palabra lujo tiene otro significado. Antes estaba ligado al exceso, la rigidez, las reglas. Hoy, en cambio, está conectado a vivencias vinculadas a disfrutar tiempo de calidad, paisajes y naturaleza, obviamente acompañado de todos los servicios que nos encantan y que necesitamos, como el aire acondicionado, buena conexión a internet, gimnasio, restaurantes, spa, entre otros. En resumen: tener la opción de cambiar de escenario acorde al momento”, comenta el empresario. 

Experiencias integrales inolvidables

“Mi foco siempre estuvo puesto en crear experiencias evocadas a que las personas puedan disfrutar al 100%, de esas que cuando llegas te relajas, te quitas los zapatos, y no te los vuelves a poner hasta que te vas de aquí” – así definió Hugo Salinas al abanico de experiencias que se ofrecen en el predio. 

Con el objetivo de proponer un estilo de vida ligado al del lujo descalzo, cada aspecto del proyecto fue cuidadosamente pensado con el fin de hacer que los huéspedes se sientan lo más cómodos y cuidados posibles y, que a su vez, puedan crear vivencias inolvidables para quien lo visite. 

Corasol cuenta con múltiples piscinas, gimnasios, espacios para realizar yoga, spa, galerías de arte, restaurantes, salón de usos mixtos, variedad de tiendas, kids club y una amplia agenda de eventos aptos para todo público.

Cortesía: Corasol

Pero eso no es todo: posee uno de los campos de golf más imponentes de la Riviera Maya, bautizado Gran Coyote. Este fue diseñado por una de las grandes figuras del deporte a nivel mundial: Nick Price, cuya meta fue armonizar el campo de golf con la vegetación propia del espacio.

Y, como gran protagonista, Corasol es dueña del mejor club de playa de México: Costa Beach Club, el cual goza de diversas amenidades que acompañan perfectamente la intención de ofrecer una experiencia completamente integral.

Propuestas residenciales para todos los gustos

Cuando el empresario compró el desarrollo hace 3 años, su misión fue la de no sobrepoblar el terreno, sino crear un perfecto balance entre los recursos naturales y lo que necesita el consumidor, aprovechando al máximo el espacio. Grandes arquitectos y diseñadores, como Javier Sordo y Santiago Cuaik, formaron parte de la creación de este proyecto, que cuenta con 3 opciones residenciales únicas en su especie:

Cortesía: Corasol

  • Palm Villas: esta propuesta está compuesta por 22 fincas exclusivas enmarcadas por un mítico follaje de la jungla maya que permite mantener total privacidad. Fueron creadas por el reconocido estudio de arquitectos Sordo-Madaleno y están diseñadas bajo un sistema modular de cubos, que le permite al cliente escoger cómo desea que sea la distribución de su casa, sin modificar su arquitectura.
    La conexión con la naturaleza, el diseño orgánico y los espacios abiertos son los grandes protagonistas de estas residencias de más de 2 mil metros cuadrados.
  • The Village: este complejo departamental, al igual que Palm Villas, está construido bajo el mismo sistema modular de cubos.  A diferencia de las demás propuestas de la zona, propone salir de lo clásico, ofreciendo departamentos que varían sus tamaños – desde los 200, 150 a 90 metros cuadrados, rodeado de lagos y todo tipo de amenidades envueltas en más de 4.9 hectáreas de terreno-selva.
  • Costa: ideada por el equipo de CUAIK Arquitectos, esta colección de 54 residencias y penthouses está completamente inmersa dentro del Beach Club privado de Corasol. Todos los huéspedes de este complejo residencial son directamente miembros del club.

Ser tu propio consumidor como parte del éxito de tus negocios

Hugo Salinas cree que todos los negocios, indistintamente el rubro, tienen sus particularidades y retos, pero lo que tienen en común es que su objetivo debe ser el de resolver cualquier problema mejor que la competencia. “En este caso en particular yo era mi propio prospecto, entonces diseñé Corasol para mí, e hice los cambios acorde a lo que como consumidor compraría, esa fue mi clave para lograr mis objetivos”, manifiesta.

Hugo Salinas – Cortesía: @likegrouptribe

A su vez, adhiere que la pasión, la entrega y el gran equipo humano que forman parte de este proyecto fueron los grandes bastiones para que Corasol sea considerado lo que hoy es: la propuesta de inversión más sólida de la Riviera Maya, que demuestra el verdadero valor de la inversión e innovación inmobiliaria.

Planes a futuro, tanto para seguir creciendo junto a Corasol y otros proyectos hay muchos en el tintero. Sin embargo, Hugo Salinas hoy se encuentra concentrado y disfrutando de su presente: un sueño que se ha convertido en un éxito.

Conoce más sobre este increíble proyecto en: https://corasol.mx/

Instagram: @corasolmx

Facebook: @CorasolRiviera



 

Siguientes artículos

Azulik Tulum: un viaje de experiencias con sentido
Por

La naturaleza, la ancestralidad y el arte, una triada admirable para refugiarse en el corazón de Tulum y reconectar espi...