La coordinadora de la Estrategia Digital Nacional asegura que el reto de la agenda digital no es sencillo, pero dice que la coordinación entre las dependencias federales, así como el apoyo del sector privado pueden lograr que las TIC se conviertan en un motor económico y social.

 

 

Rescatar a México de los últimos lugares de la lista de conectividad de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) no es una tarea fácil de afrontar. Sin embargo, hay una mujer que dice que es posible lograrlo: Alejandra Lagunes Soto Ruiz, coordinadora de la Estrategia Digital Nacional de la Presidencia de la República, cree que es posible lograrlo antes de concluir 2018.

PUBLICIDAD

A un año de haber iniciado la actual administración federal que encabeza Enrique Peña Nieto, la funcionaria presentó hace unos días el plan del gobierno para impulsar una agenda digital en el país.

Frente a una mesa en donde se encuentran varios dispositivos móviles pertenecientes a Lagunes y su equipo, la funcionaria confiesa a Forbes México que el reto que plantea la estrategia es muy grande, pero no imposible de alcanzarse.

“Un año después (de haber iniciado el gobierno) puedo asegurar que vamos a cumplirla. La vamos a cumplir, porque ya hemos trabajado y hemos visto que sí se puede hacer. Es una política de coordinación y cuando coordinas las cosas suceden y, a veces, no hay que hacer ni cambios de leyes”, dice.

Aún sin la planeación de un presupuesto total para lograr los objetivos de la agenda digital, así como una Reforma en Telecomunicaciones que no cuenta todavía con las leyes secundarias, el crecimiento económico que puede traer el impulso de la Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) es un proyecto que apenas da sus primeros pasos.

 

 El plan

La aprobación de los cambios legales en el  sector de las Telecomunicaciones y los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo dieron paso antes de concluir 2013 al lanzamiento oficial del plan gubernamental para impulsar entre la sociedad mexicana el uso de las TIC.

“El propósito de la Estrategia Digital Nacional es aumentar la digitalización de México, para que con ello se maximice su impacto económico, social y político en beneficio de la calidad de vida de las personas”, dice el documento presentado por la administración federal hace una semana.

“Casi un año después se está lanzando la estrategia y yo creo que llega en muy buen momento. Es una estrategia que veo muy integral y muy sólida que desde hace unos meses ya la teníamos lista, y conforme más pasa el tiempo en el trabajo con las dependencias  hemos ido haciendo ajustes hasta en el marco jurídico”, asegura Alejandra Lagunes.

La estrategia plantea 5 objetivos que se buscan cumplir al 2018, entre los que se encuentran:

1.   Transformación gubernamental: Construir una nueva relación entre la sociedad y el gobierno a través de la adopción de las TIC.

2.   Economía digital: Desarrollar un ecosistema que asimile las tecnologías de la información en los procesos económicos, para estimular el aumento de la productividad, el crecimiento económico y la creación de empleos.

3.   Educación de calidad: Integrar las TIC al proceso educativo para insertar a los mexicanos a la sociedad de la información y el conocimiento.

 4.   Salud universal y efectiva: Generar una política digital integral de salud que aumente la cobertura, el acceso efectivo y la calidad de los servicios de salud, para hacer eficiente la infraestructura en el sector.

5.   Seguridad ciudadana: Prevenir mediante las TIC la violencia social, con el apoyo de la ciudadanía y las autoridades.

A pesar de que todos los objetivos que plantea el gobierno federal son importantes, para Alejandra Lagunes el eje más importante dentro de la estrategia es la transformación del gobierno, ya que, considera, si no se realizan los cambios necesarios en el sector gubernamental los demás puntos serán muy difíciles de lograr.

“Dentro de la transformación gubernamental uno de los objetivos más importantes es la ventanilla única de trámites, servicios, comunicación y gobierno, un reto enorme, pero con avances y tenemos muy claro en lo que vamos a lograr cada año”, asegura.

Reconoce que este es uno de los retos mayores de los planes digitales del gobierno, puesto que llevar al ciberespacio más de 7,000 trámites no será un asunto sencillo de lograr, por lo que la estrategia la visualiza en 4 etapas, en las cuales México acaba de entrar en la primera con la presentación de los objetivos que atiende la estrategia.

“Nosotros pensamos que en un año exactamente podemos estar en la etapa 2, lo que significa que todos los trámites estén arriba de manera informativa, en un solo punto, y ya tener los trámites más solicitados por los mexicanos”, explica la egresada del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

La funcionaria sabe que este será un proceso que tal vez genere resistencias entre algunos sectores de la sociedad, pero, considera, traerá beneficios como el ataque a la corrupción, al dejar los trámites administrativos en manos de la sociedad y la pantalla de una computadora o cualquier otro dispositivo móvil, en donde podrá realizar pagos electrónicos.

 

Más infraestructura

 Sin embargo, Lagunes reconoce que la infraestructura en el sector de las telecomunicaciones aún debe ser ampliada para lograr que la estrategia haga despegar al país a los primeros lugares de conectividad en el mundo.

De acuerdo con el ‘Mapa de Ruta 2025’ del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), las debilidades en la infraestructura pueden se hacen patentes en el ranking que elabora el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) sobre estos temas, en donde ubica en términos generales a México en la posición 82, mientras que los rubros de banda ancha móvil está el sitio 82, mientras que por el costo de telefonía celular lo ubica en el lugar 102.

Para la coordinadora de la estrategia este es un asunto que requerirá de la participación de las empresas relacionadas con las TIC, las cuales cuentan con una reforma en el sector que puede empujar su desarrollo.

“Cuando hablamos de Economía Digital es un ecosistema  en el que tiene que entrar la banca, la industria y eso se puede trabajando en equipo”, dice Lagunes.

En este sentido, Gabriel Sosa Plata, académico de la Universidad Autónoma de México (UAM), opina que es importante que las leyes secundarias que aprueben los legisladores para la Reforma en Telecomunicaciones contengan elementos que comprometan a las empresas del sector a participar en la estrategia del gobierno.

“Es importante que se haga para que no se quede todo en buenos deseos. Debe existir una corresponsabilidad con el gobierno y las obligaciones de cobertura dentro de las próximas licitaciones que se plantean. Hay que obligar a que las empresas a que cumplan con su cobertura social”, dice el especialista.

Crecimiento económico 

Otro de los aspectos importantes que busca la agenda digital es lograr que el uso de las tecnologías de la información se convierta en un impulso para la economía.

Tan sólo un aumento del 10% en la digitalización del país tendría un impacto de 0.59% en el Producto Interno Bruto (PIB), mientras que un aumento en la banda ancha traería un incremento de 1.38% en el PIB.

Asimismo, otra forma de alcanzar los crecimiento económicos está en incrementar la bancarización de la población: en México 44 millones de personas no tienen acceso a instrumentos formales de financiamiento, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

“Es un hecho que los pagos digitales son el futuro y es una tendencia en todo el mundo, mientras se siga ampliando el uso de internet y las TIC esto va a seguir creciendo”, asegura Diego Castañeda, economista y ex colaborador del Banco Mundial.

Sin embargo, Castañeda advierte que de no hacerse un esfuerzo por continuar con la educación financiera de la población, ya que si se alcanza este objetivo podría dejar un sabor amargo al gobierno de no incrementar al mismo tiempo la bancarización y la conectividad: “podría ser una fuente de desigualdad, puesto que sería cerrarle la oportunidad a lagunas personas”.

Fuente: Imco

Fuente: Imco

 

 

Futuro digital

A pesar de que aún no se contabilizan los recursos totales que se requerirán para lograr sus resultados de la estrategia, Lagunes refiere que actualmente las dependencias del ámbito federal destinan a la adquisición de equipos un monto que oscila entre los 45,000 y los 50,000 millones de pesos (mdp) anualmente.

“Esto no es un política de gasto, sino de coordinación… Estamos haciendo todo un análisis de inclusión financiera y obviamente hay otros presupuestos que pueden alimentar la estrategia”, asegura Lagunes, quien dice que instancias como la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) puede ser decisivas para encaminar los pasos de la estrategia.

Para Sosa y Castañeda, la estrategia no es un mal comienzo, coinciden en que es una estrategia que pone sobre la mesa los aspectos generales de la apuesta digital del país, pero que debe trascender a iniciativas específicas en el largo plazo.

A punto de concluir la conversación, Alejandra Lagunes toma su teléfono celular y se prepara a dar una entrevista radiofónica, pero antes asegura que la estrategia digital está en pie y sólo se trata de coordinación frente a un trabajo que apenas comienza con un reto principal: “Se requiere de mucho orden a nivel presupuestal”.

 

Siguientes artículos

¿Hasta dónde cumple la reforma hacendaria?
Por

¿Hasta qué punto la reforma hacendaría cumple con una sana recaudación de impuestos? Es importante ver como soluciona la...