Forbes

Hospitalizarse en una institución privada en México puede salir en, al menos, 1,300 pesos por día, sin contemplar costos extras. Ante ello, Héctor Benavides, integrante de una familia que por décadas ha estado vinculada al negocio farmacéutico, vio una oportunidad y creó un negocio de clínicas de especialidad, al que dio el nombre de Alivia, y que se distingue por trabajar en alianza con las compañías aseguradoras.

El objetivo de Alivia es atender a pacientes que cuentan con un seguro y que necesitan someterse a algún tratamiento para el que no es condición estar hospitalizados. Las áreas de especialidad que se atienden en sus tres clínicas son: oncología, gastroenterología, ginecología, reumatología, inmunología, neurología, infectología, hematología y nefrología.

Una vez que un asegurado recibe el diagnóstico y la receta de su especialista o del hospital donde se atiende, y que son los que determinan qué estudios y tratamiento debe recibir, éste puede asistir a Alivia y acceder al medicamento requerido, así como al personal capacitado para seguir el protocolo del tratamiento.

Alivia hace el acuerdo con la aseguradora con la que el paciente tiene cobertura de gastos médicos mayores, la cual paga directamente a la clínica. De los trámites y demás papeleo requerido en estos casos por la aseguradora, quien se hace cargo directamente es Alivia, de modo que el asegurado recibe su tratamiento y medicamentos sin tener que ocuparse de la tramitología.

PUBLICIDAD

“Una vez que se inicia el proceso de tratamiento, la clínica necesita el informe médico y la receta. El paciente se deslinda de la parte administrativa, la papelería y las vueltas para sacar la autorización de aplicación […] No hay trámites, una vez que está diagnosticado con la receta y el informe médico”, explica Benavides.

Alivia opera tres clínicas en el país y trabaja con alrededor de 15 aseguradoras, entre ellas AXA, GNP, Vitamédica, Seguros Atlas, Zurich y Mapfre.

El horizonte del negocio de Alivia son los más de 10 millones de mexicanos que, en datos de 2016, contaban con un seguro de gastos médicos mayores, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), pero puede ampliarse, pues 17.3 millones no tenían, ese año, ningún servicio de salud.

El objetivo de Alivia es hacer menos complicado el tratamiento para los pacientes, dice Benavides, en un ambiente cómodo y bajo las regulaciones sanitarias requeridas. “Todos los medicamentos llegan con cierta rapidez a México, porque la demanda es enorme. Ahí es donde encontramos un nicho, porque éstos se pueden aplicar fuera del hospital”, agrega. “Por costumbre o hábito, el médico interna al paciente. Ahí detectamos una oportunidad para contener costos con la aseguradora, pues, en una instalación como las de Alivia, el ahorro es de entre 40% y 50% respecto de lo que le cuesta a una aseguradora un paciente internado”.

Te puede interesar: La última batalla de farmacias Benavides para sobrevivir

Foto: Alivia.

Alivia compite en un mercado donde Hospitales Ángeles es el jugador de mayor tamaño, con alrededor de 800 quirófanos, 1,904 camas censables y 12,500 médicos especialistas, de acuerdo con reportes de 2014. “Encontramos el nicho en el que la aseguradora se ahorraba una parte importante del dinero, y el paciente, con su familia, estaría en un lugar similar a su casa, con los cuidados, regulaciones sanitarias y protocolos de aplicación”, asegura Benavides. “A ello sumamos la confianza del médico [que haya extendido el diagnóstico] en que su paciente estará siendo bien tratado… en una industria difícil de acceder, por el alto costo que tiene”.

En efecto, Alivia participa en el mismo mercado que firmas como Hospitales Ángeles; es competencia en todo aquel mercado donde exista un hospital de alta especialidad o donde se atienda a pacientes de enfermedades crónicas, dice el directivo. Sólo 5% de la población tiene seguro de gastos médicos mayores (muchos tienen pólizas grupales de empresas, como parte de sus prestaciones).

“Cuando pagas este tipo de póliza, lo que incluye es atención en el sector privado. Prácticamente, podemos considerar que estamos en el sector privado; pero [también] hemos dado servicio a municipios y hecho convenios con el Estado para tratar a sus trabajadores o pacientes y dar el mismo servicio”, indica Benavides.

Se expanden

Las clínicas de Alivia están en Monterrey (desde hace ocho años), Chihuahua y la Ciudad de México (esta última empezó a operar este año).

El plan de Benavides es expandirse a otras ciudades, de conformidad con las necesidades y las alianzas que realice con las aseguradoras.

“En los próximos [cinco] años, veo a Alivia con 40 clínicas. En la Ciudad de México podemos tener seis o siete, y también en ciudades donde se detecte la necesidad de la población”, comenta.

Para Benavides, existe una oportunidad muy grande para que la iniciativa privada proponga y permita hacer más eficientes los recursos del presupuesto que el gobierno mismo tiene. “No para descentralizar, sino para subrogar algunos servicios, lo que le ayudaría al gobierno a ser más eficiente, ahorrar costos y controlar el abasto de medicamento, porque necesita un cuidado muy especial”.

“La Secretaría de Salud, incluyendo a la Cofepris, ha hecho un gran trabajo en traer medicamentos a México lo más rápido posible. Si hay una preocupación de las instituciones de salud (y es: que el paciente tenga opciones de dónde ir), tal vez la solución no sea tener más hospitales, sino centros con menor costo de operación”.

Alivia cuenta con clínicas en Monterrey, Chihuahua y la Ciudad de México, y espera que el número llegue a 40 en los próximos cinco años. Foto: Fernando Luna Arce/Forbes México.

 

Siguientes artículos

Huawei (también) quiere innovar en la gestión de capital humano
Por

La innovación tecnológica no es su único motor, detrás de su éxito a lo largo de los últimos 30 años también está la inn...