Alvin E. Roth es un doctor que ha salvado miles de vidas, pero no de la manera que podría pensarse. No es médico, su trabajo en el diseño de mercados ha ayudado a miles de pacientes necesitados de un riñón a encontrar un donante. Igual de inusual es el hecho de que por su aportación la Academia Sueca lo galardonara con el Premio Nobel de Economía en 2012 a pesar de que su formación profesional no es económica, el doctor Roth estudió ingeniería informática.

El trabajo del también catedrático de la universidad de Stanford sobre el diseño de mercados es clave para pacientes que necesitan un riñón porque existe una gran escasez de esos órganos para donación ya que tienen que ser empatados de forma muy cuidadosa. Si alguien necesita uno y hay alguien dispuesto a donárselo no pueden simplemente trasplantarlo, es necesario que el órgano y el receptor sean compatibles.

Hacer que diferentes actores trabajen juntos en la mejor manera posible es un problema económico clave. Así, el doctor Roth desarrolló lo que él denomina un mercado de emparejamiento.

“Una de las cosas más especiales de los riñones es que las personas sanas que tienen dos de ellos pueden permanecer saludables con sólo uno, pero aunque una persona saludable quiera donar un riñón a alguien que lo necesita a veces no puede hacerlo, así que ahí es donde entra la intercambio”, explica el doctor Roth en una conversación vía telefónica.

PUBLICIDAD

El mercado de emparejamiento permite que una persona ofrezca un riñón a quien lo necesita y hallar un órgano compatible para el paciente, reduciendo el tiempo de espera y ayudando a salvar vidas.

Sólo en México, hay más de 14,000 personas esperando un trasplante, el algoritmo creado por el doctor Roth ha logrado incrementar la posibilidad de trasplantes entre donadores no compatibles hasta en un 30%.

Además de emparejar donantes de órganos con pacientes, Roth también ha desarrollado sistemas para emparejar doctores con hospitales y alumnos con escuelas.

Aunque la llegada de Roth al estudio de la economía ha sido inusual, él explica que para él siempre ha sido natural: “La economía está vinculada a muchas cosas y el cuidado de salud es una parte muy importante de ella.”

“Es difícil entregar servicios de salud a las personas en todo el mundo y al igual la regla casi general es que las personas enfermarse no son ricas, ése es un aspecto, también hay retos tecnológicos y de organización que complican reunir a los equipos que toman las decisiones y también los servicios que hacen falta para atender cada caso. Es un problema sumamente complejo que toca casi todos los aspectos de lo que hacemos, así que no es sorprendente que los servicios de salud sean complicados y que necesiten mucho trabajo alrededor”, añade.

 

El doctor Roth dará una conferencia el 23 de mayo durante el primer Foro Forbes Salud en la Ciudad de México. Puedes consultar el programa completo, aquí.

 

Siguientes artículos

boda-real-britanica
¿La boda real servirá para impulsar la débil economía británica?
Por

Más allá de los titulares de la prensa rosa, a una mayoría de británicos lo que les importa es el impacto económico que...