Por Meghan Gordon (S&P Global Platts)

Washington, DC.- México depende demasiado de las importaciones de petróleo y gas de EU, dijo el jueves un asesor de energía del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, mientras describía los planes del país para construir una nueva capacidad de refinación y hacer un balance de la naciente reforma energética mexicana.

Fluvio Ruiz Alarcón, ex miembro de la junta directiva de Pemex y uno de los promotores de la política energética de López Obrado, dijo que México depende de hasta el 70% de su demanda de petróleo y más del 90% del gas natural.

“No podemos tener este nivel de dependencia”, dijo durante la Conferencia Latinoamericana de Energía organizado por el Inter-American Dialogue en Washington, DC. “Bajo esta lógica es que vamos a construir una nueva refinería. Claramente no es una cuestión de negocios, sino un asunto de seguridad por la cual la queremos construir.”

PUBLICIDAD

¿Quién es Fluvio Ruiz y qué hará en Pemex?

Ruiz dio estos comentarios días después de que Pemex comprara 1.4 millones de barriles de crudo ligero estadounidense Bakken con envió para noviembre, la primera vez desde 2016 que Pemex ha importado crudo para sus refinerías.

Ruiz Alarcón le dijo a S&P Global Platts durante la conferencia que Pemex puede importar más crudo de Estados Unidos cuando sea necesario.

“Hicimos las importaciones debido a la calidad que tenemos ahora en nuestra producción nacional no se ajusta a las necesidades de nuestras refinerías”, dijo Ruiz Alarcón. “Tenemos que usar ese crudo para tener la dieta mas adecuada para nuestras refinerías. Mientras no produzcamos la calidad que necesitamos para nuestras refinerías, quizás tengamos que importar más”.

López Obrador, sin embargo, criticó a Pemex por importar crudo estadounidense y lo calificó como un signo de las políticas económicas fallidas del país.

Importación de petróleo en Pemex muestra fracaso del modelo neoliberal: AMLO

El presidente entrante también envió señales mixtas sobre sus planes para las reformas energéticas del país que permiten que la inversión extranjera fluya hacia el sector de exploración y producción, revitalizando la perforación en el país.

Ruiz Alarcón dijo que la administración no desmantelaría ningún contrato existente.

“Vamos a respetar absolutamente los compromisos que ya hemos hecho con los contratos en los que ya estamos trabajando”, dijo a Platts.

“Después de este período, vamos a decidir si continuamos con las licitaciones y en qué términos. Vamos a analizar otros modelos de contrato según la complejidad y cuáles deberían ser los términos económicos de estos contratos,” agrego.

SIN RETORNO AL MONOPOLIO

Sobre las posibles rebajas por Moody’s y Fitch Ratings en respuesta a los planes de Pemex para construir una nueva refinería, Ruiz Alarcón dijo que “por supuesto que estamos preocupados por eso”.

“Tenemos que comunicar mejor nuestros objetivos,” dijo Ruiz Alarcón. “En el caso de una refinería, sí, es costoso, es costoso cuando usted compra un seguro para su vida o su automóvil o su casa.”

Ruiz Alarcón agrego que México quiere seguir atrayendo inversión extranjera mientras le da al estado más control sobre Pemex para ser un jugador más activo.

“Por supuesto que no vamos a volver al modelo del monopolio”, agrego.

Duncan Wood, director del Instituto Mexicano en el Centro Internacional de Académicos Woodrow Wilson, dijo más tarde en la conferencia que López Obrador aprendió durante la campaña y antes de su inauguración que el desmantelamiento de las reformas energéticas es una batalla que no puede ganar.

“El siempre ha ido en contra de la reforma, pero ahora se ha dado cuenta de que esta está profundamente arraigada en el modelo económico mexicano en este momento”, dijo Wood. “Sacar a México de la reforma energética, revertir completamente la reforma energética de 2013 dejaría una gran cicatriz y dañaría el perfil de inversión de México, posiblemente más allá de la reparación,” agrego.

¿La producción petrolera cayó tanto desde la Reforma Energética como dice AMLO?

Wood dijo que es probable que López Obrador se dé cuenta de que la inversión privada desde 2013 se ha vuelto muy importante para México, pero que presionará por más.

“El mensaje claro es: ‘Respetaré sus contratos, pero no voy a ofrecer más contratos, más bloques hasta que veamos que fluyen más inversiones y vemos los resultados de lo que ha sucedido hasta ahora,” dijo.

 

Siguientes artículos

volvo
Volvo apuesta por exportar más autobuses a EU desde México
Por

Volvo Buses exportará 200 autobuses en 2019 desde su planta en el Estado de México, lo que significa 30% más que este añ...