Reuters.- El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, dijo este martes que las recientes bajas en la calificación crediticia de México y de la petrolera estatal Pemex son un “claro factor de riesgo” que debe ser atendido.

La semana pasada, la agencia Fitch cambió la nota de Pemex de grado de inversión a grado especulativo, un día después de rebajar la calificación crediticia de México al anticipar mayor tensión para las finanzas públicas por el deterioro del perfil crediticio de la petrolera y una débil perspectiva macroeconómica.

“Las primas de riesgo interno deben ser mitigadas y deben ser reducidas y ejemplifica dos dimensiones tanto a nivel de Pemex y las acciones que tome la petrolera para fortalecer su posición financiera como también las que involucran al soberano”, dijo Díaz de León ante consejeros del banco BBVA México.

El paso dado por Fitch fue un duro golpe para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha anunciado diferentes medidas para apoyar las golpeadas finanzas de Pemex, que batalla para mantener estable su producción de crudo y gas.

La agencia colocó la calificación de Pemex en BBV+. La perspectiva sobre la empresa estatal es negativa.

La baja de la nota de la petrolera siguió a la reducción de la calificación de deuda de México a BBB desde BBB+ también por parte de Fitch, un anuncio que fue criticado por el gobierno mexicano.

Casi a la par, Moody’s, otra de las tres grandes agencias, bajó su panorama para la nota de México de “estable” a “negativa”, lo que apunta a una mayor probabilidad de un recorte.

Ahora lee:

Se hará todo lo posible para que Pemex retome el grado de inversión: Romo

 

Siguientes artículos

México, rehén de Trump para reelegirse en 2020
Por

Expertos estiman que las presiones comerciales contra México seguirán como parte de una estrategia política del presiden...