DW.- Breakdancehip-hop, grafitis y la Quinta sinfonía de Beethoven: sin duda, una combinación sin precedentes para los amantes de la música tradicional, pero no para los jóvenes colombianos que participan del proyecto “Beethoven Moves!”. A principios de 2019, músicos y empleados de la Orquesta Beethoven fueron invitados a la Ciudad Don Bosco, en Medellín, para desarrollar junto a adolescentes de zonas vulnerables una reinterpretación de la Quinta sinfonía, uniendo música clásica y cultura callejera. Durante una semana, en los talleres creativos, los músicos interpretaron sus instrumentos, mientras los jóvenes aportaron bailando, haciendo rimas y pintando.

TAMBIÉN LEE: ¿Tiene que ver la Quinta Sinfonía de Beethoven con el destino?

El proyecto busca desarrollar habilidades para la vida a través de la danza urbana y la música clásica”, dijo a DW Carlos Mario Flórez, coordinador general del proyecto. “Durante los talleres, vemos la agradable etapa de formación de los jóvenes, pero no todo lo que traen detrás: jóvenes que estuvieron en la guerra, que estuvieron a punto de perder sus vidas por cruzar fronteras invisibles en los barrios, o menores que fueron tentados a entrar al comercio sexual o al tráfico de drogas”, agregó Flórez.

Exposición fotográfica de Judith Döker en Bonn sobre el trabajo entre los músicos alemanes y los jóvenes de Medellín.

Trabajo con menores del conflicto armado colombiano

Bajo el lema “La música supera la violencia y la exclusión”, la gestora cultural Rita Baus dio forma al “Beethoven Moves!”:  su idea del uso de la música como herramienta de unión y transformación social. En concreto, trabajar mano a mano con numerosos niños soldados que fueron liberados como parte del acuerdo de paz en Colombia en 2016. La idea de Baus se une al programa de los salesianos de Don Bosco de protección y reintegración de niños soldados iniciado hace 15 años.

El momento cumbre del “Beethoven Moves!” llegará con el campamento juvenil germano-colombiano en Bonn a mediados de este año, el cual recogerá los avances logrados en Medellín y unirá el aporte creativo de jóvenes de Bonn que se sumarán al programa. Como resultado de la sociedad entre más de 50 jóvenes, llegará la actuación final de la reinterpretación de la Quinta sinfonía el 22 y 23 de agosto en el Telekom Forum de Bonn.

Andrés González en su elemento: junto con la Orquesta de Beethoven Bonn, 50 jóvenes de Medellín y Bonn interpretarán su visión de la sinfonía y la mostrarán a una gran audiencia en el Foro Telekom.

Como antesala al gran evento, dos bailarines de Medellín que participaron de los primeros talleres visitaron el viernes 24 de enero la ciudad de Bonn para presentar los avances de los encuentros entre músicos y los jóvenes artistas. Entre fotografías de Judith Döker, quien documentó la colaboración binacional en las comunas de Medellín, Andrés Felipe González y Estefanía Argáez impresionaron al público con pasos de breakdance, mientras músicos de la orquesta interpretaron un movimiento de un cuarteto de Beethoven. “Definitivamente refrescante ver este tipo de colaboraciones”, aseguró a DW uno de los presentes en el evento.

Los bailarines Andrés Felipe González y Estefanía Argáez

“El proyecto me ha hecho una mejor persona”

Después de su presentación, los entusiasmados bailarines manifestaron a DW su alegría de poder participar en la iniciativa y de poder representar a tantos otros jóvenes de su comunidad. “Yo no estoy aquí solo, estoy aquí también en representación de todos los jóvenes de Medellín que luchan por su arte. Y ahora que estoy les puedo decir que sí es posible venir”, dijo Andrés González. Por su parte, Argáez hizo hincapié en las bondades del proyecto a nivel personal y de cómo el programa ha transformado a los jóvenes involucrados. “El proyecto me ha hecho una mejor persona”, aseguró.

Desde el otoño de 2018, la misión de Don Bosco en Bonn ha financiado cursos locales que se enfocan en el movimiento, la danza y la expresión creativa.

Según Carlos Mario Flórez, los menores que participan e invierten su tiempo en la danza y la música son menos proclives a caer bajo la influencia de las bandas criminales. Al no ser imputables bajo la ley colombiana, las bandas criminales suelen reclutar a menores de 14 años en Colombia, explicó Flórez.

Esta clase de proyectos son difíciles de cuantificar a la hora de mostrar resultados tangibles. No obstante, los testimonios visuales, orales y artísticos de los jóvenes dan fe del entusiasmo que genera este tipo de proyectos, de la unión que se crea alrededor de las expresiones artísticas, y de la importancia de llevar a cabo proyectos similares para el beneficio de una sociedad que aún lidia con el trauma de la violencia y del conflicto armado.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

Jimmy-Wales-Wikipedia
Jimmy Wales quiere seguir siendo el adalid contra las ‘fake news’
Por

El modelo de negocio del proyecto de noticias de Wikipedia se basa en el apoyo económico del lector y no en publicidad...