El juicio político iniciado en contra de Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, encamina a una caída de los gobiernos bolivarianos en América Latina, especialmente Venezuela y Bolivia, advierte José Matías-Pereira, profesor de la Facultad de Economía, Administración y Contabilidad de la Universidad de Brasilia.

“Los bolivarianos tienen el mismo perfil, porque son gobernantes incompetentes en la gestión pública y economía, así como son populistas y emprenden políticas que no tiene condiciones de hacer”, señala Matías-Pereira a Forbes México.

“La marca de los gobiernos bolivarianos en América Latina son personas que no están comprometidos con la gestión, así como generan caos en la economía, en la política y en la sociedad.

“Los bolivarianos son gobernantes corruptos”, manifiesta. En Brasil, el costo de la corrupción es de 250,000 millones de dólares, y “es mucha plata (dinero)”, expresa el también politólogo.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, tiene sumida a su economía en una profunda crisis económica y de precios. En enero este año, el FMI pronosticaba que este 2016 se batiría un récord al llegar a una inflación de 720%, es decir, que los precios se multiplicarían por ocho. Pero en abril —unos cuatro meses después— el informe del organismo va más allá y eleva la tasa inflacionaria hasta 2,200% al cierre de 2017. Para los años siguientes el problema se agudiza hasta llegar a 4,600% de inflación en las proyecciones de 2021.

Rousseff deja la presidencia de Brasil por 180 días para enfrentar un juicio político ante supuestos préstamos de bancos públicos a programas del gobierno sin autorización del Congreso, así lo determinó el Senado brasileño la madrugada del 12 de mayo.

Luego de 13 años ininterrumpidos en el poder, la peor pesadilla para el Partido de los Trabajadores se hizo realidad: el Senado aprobó el ‘impeachment’ de la mandataria por 55 votos a favor contra 22, tras una sesión con más de 18 horas de debate.

“Señora presidente: se le informa por medio de esta notificación que a partir de su recepción está instaurado el proceso de impeachment. (…) Y queda suspendida del cargo de presidente”, dijo el presidente del Senado, Renan Calheiros, durante la lectura del mandato.

La bancada de oposición en Brasil acusó a Rousseff de supuestos decretos para que los bancos públicos financiaran programas gubernamentales con el fin de cuadrar las cuentas públicas de 2015 y 2014.

Los gobiernos de Venezuela y Bolivia están permaneciendo a cualquier costo no importa lo que la población deba pagar, comenta José Matías-Pereira.

Aproximadamente 90% de la población brasileña no tenía confianza en el actuar y en el gobierno encabezado por la presidente Dilma Rousseff, recuerda el economista.

El investigador brasileño dice que durante los últimos dos años el gigante de Sudamérica vive una depresión económica producto de la desconfianza de los industriales y banqueros en la presidente emergida de las filas del Partido del Trabajo (PT).

El producto interno bruto (PIB) se contrajo 3.8% en 2015. Y la perspectiva de los economistas y especialistas económicos es que para 2016, el PIB decrecerá 3.8% y 4%, agrega.

“La presidenta perdió credibilidad y legitimidad para permanecer al frente del gobierno de Brasil”, concluye.

 

Siguientes artículos

michel-temer
¿Quién es el nuevo presidente de Brasil?
Por

¿Cuál es la historia del político que dirigirá, de forma interina, la economía más grande de América Latina? A continuac...