Notimex .- Minutos antes de las 5:00 de la mañana organizadores de la caravana despertaban a las personas con un “ya vámonos quedamos temprano”.

A esa hora pasaron unos cinco camiones y los migrantes por un momento pensaron que siempre si les habían mandado vehículos, pero pronto les llegó la desilusión, eran unidades que habían equivocado la ruta.

“Los que están dormidos levántense acuérdense que quedamos que entre más rápido salimos más rápido llegamos”, voceaban los organizadores quienes señalaron que acudirían al albergue situado en Cuarto de Quiroz.

Los baños del estadio Corregidora despedían olores varios y las personas esperaban entre dormidas y despiertas sus turnos para acceder, otros se lavaban los dientes o recogían rápido su campamento.

PUBLICIDAD

En las puertas del estadio, una familia que Querétaro ofrecía tortas, leche con chocolate y café; entre todos prepararon los alimentos que les darían a los migrantes, anoche también fueron a darles pan de dulce con leche, comentó presuroso Alejandro.

De acuerdo con Protección Civil de Querétaro, un primer grupo de 150 personas migrantes salió del estadio Corregidora y avanzan por la carretera 57 para retomar su recorrido de forma ordenada en dirección a Tijuana, Baja California, con el acompañamiento de autoridades hasta su salida del estado.

Una buena parte de migrantes utilizan el “jalón”, mejor conocido por los mexicanos por el “aventón”, para llegar a Irapuato, Guanajuato, que está a unos 96 kilómetros de Querétaro, a casi una hora, aunque caminando podrían ser hasta unas 22 horas.

En días pasados, el gobierno del estado de Guanajuato, mediante la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional, señaló que coordina la logística para la recepción de la caravana.

“Pasen por donde pasen, en Guanajuato los vamos a recibir como se merecen, tal como nos gustaría que trataran a nuestros migrantes guanajuatenses en el extranjero” aseguró el titular de la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional, Juan Hernández.

Trabajar de lo que sea: el ‘sueño americano’ de la Caravana Migrante

Segunda Caravana Migrante se dirige al estadio Cuauhtémoc en Puebla

La segunda Caravana Migrante partió este domingo de Sayula, Veracruz, rumbo al estadio Cuauhtémoc en Puebla, a 400 kilómetros de distancia, para ello, abordaron las cajas de tráileres vacíos que les ofrecieron “un aventón”.

Elementos de la Policía Federal resguardaron a los migrantes e incluso se encargaron de invitar a los conductores de los camiones de carga de ofrecer el viaje, tomaron fotos de las placas y estarán pendientes de cualquier incidente en el camino.

Además, el contingente está resguardado por representantes de Derechos Humanos, ambulancias y Protección Civil.

Tal como sus antecesores en el contingente viajan niños, mujeres hombres y ancianos apenas con una mochila en la que transportan sus pertenencias.

El hondureño Wilmer, de 28 años de edad, reconoce tener temor por el traslado, sabe que el trayecto puede durar hasta siete horas en un camión de carga en el que incluso podría faltar el oxígeno pese a viajar con una de las puertas abiertas.

En tanto la señora, Wilma, de 18 años de edad, que viaja en compañía de su esposo y su hijo se siente tranquila y feliz, afirma que en las rastras, es decir, las cajas de los camiones el traslado será más rápido y podrán llegar en menos días hasta su destino en Estados Unidos.

Con el traslado hasta Puebla, los migrantes cumplirán lo acordado la víspera en una asamblea de sólo llegar a ciudades grandes, a fin de facilitar la organización y evitar la dispersión.

Según el director de la organización Pueblo Sin Fronteras que ha acompañado la caravana desde su ingreso al país, por ahora la frontera con Estados Unidos permanece bloqueada y reforzada, y buscará ayuda de otros países como Canadá y España para ofrecer trabajo a los migrantes.

Además, negó que en el trayecto de la caravana hayan existido secuestro de migrantes, ya que de ser así habría familiares reclamando, pero hasta ahora no tiene reporte alguno y dijo que se puede tratar de rumores que pretenden desanimar a los centroamericanos.

Irineo espera que ya no ingresen más caravanas al país al considerar que el éxodo pone en un situación “muy oficial a México”.

En tanto, la tercer caravana migrante llegó esta madrugada al municipio de Rodríguez Clara, Veracruz; el contingente de casi dos mil personas es dirigido por el sacerdote y activista Alejandro Solalinde, quien buscará autobuses para que los migrantes sean trasladados “en un sólo viaje” para evitar lesiones y dispersión del grueso de la caravana.

 

Siguientes artículos

Cuatro años de tortura por una chaqueta de plumas de ganso
Por

Dolor intenso, dificultad para respirar y ataques al corazón, consecuencias que las aves soportan mientras son desplumad...