En la que fue la última reunión de política monetaria de Agustín Carstens al frente del Banco de México (Banxico), la Junta de Gobierno cumplió con las expectativas y dejó intacta tasa de interés referencial.

“La Junta de Gobierno ha decidido por unanimidad mantener sin cambio el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en un nivel de 7%”, dio a conocer el banco central a través de un comunicado.

Los miembros de la junta indicaron que ante los diversos riesgos que siguen presentes seguirá atenta para asegurar que se mantenga una postura monetaria prudente. Asimismo, mencionaron que el balance de riesgos con relación a la trayectoria esperada para la inflación se deterioró y tiene un sesgo al alza en el horizonte en el que actúa la política monetaria.

También advirtió que podría haber riesgos al alza de los precios si el peso pierde terreno por la evolución desfavorable en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o por una reacción adversa de los mercados al proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Éste es el último anuncio sobre el costo del dinero que dará Carstens al frente del Banxico, ya que el 30 de noviembre se despedirá de la institución para asumir la presidencia del Banco de Pagos Internacional (BIS por sus siglas en inglés), la cual inicialmente tendría que haber asumido el 1 de octubre.

El banco central anticipó que con esta postura monetaria, que “fortalezca el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazo”, en lo que resta del año la inflación general anual mostrará una tendencia a la baja, la cual espera se incremente durante el próximo año, conduciendo a la convergencia al objetivo de 3.0% hacia finales de 2018.

“La previsión anterior trae implícita la expectativa de un comportamiento ordenado del tipo de cambio, así como una reducción importante de la inflación no subyacente en los meses siguientes y durante 2018. En cuanto a la inflación subyacente anual, se espera que permanezca por encima de 4.0% en 2017 y alcance niveles moderadamente por arriba de 3.0% a finales de 2018”, indicó.

Desde diciembre de 2015, la institución que aún gobierna Carstens ha subido la tasa en 400 puntos base, llevándola de 3.0 a 7.0%, en medio de una tormenta política, un peso débil y un índice nacional de precios al consumidor que en agosto alcanzó su nivel más alto desde mayo de 2001.

Lee: La inflación se acelera en octubre por alza en energéticos

La última decisión de los miembros de la junta de gobierno del banco central mexicano ocurre una semana después de que la Reserva Federal (Fed) decidió mantener sin cambios su tasa de interés de referencia con un rango objetivo entre 1.0 y 1.25%.

La tasa objetivo del Banxico fija el interés que se pagará en los créditos de corto plazo, es decir, el costo del dinero que prestan los bancos. Esta medida es una de las herramientas que tiene la institución para controlar la inflación, el principal mandato del banco central mexicano.

Al subir la tasa, se desincentivan los créditos, el consumo y las inversiones físicas, pero impulsa el ahorro. Además, los capitales extranjeros ven más atractivo a nuestro país ante el pago de mayores intereses y eso evita una mayor depreciación del peso por fuga de capitales.

Previo al anuncio de política monetaria, analistas privados advertían que Banxico dejaría estable e la tasa de interés referencial en medio de expectativas de que la inflación seguirá una tendencia gradual a la baja, pero alertaría de presiones en el tipo de cambio, señaló el sondeo elaborado por Reuters.

Carstens, consideró recientemente que la inflación en el país ya llegó a su pico y que está en camino a la meta de la entidad monetaria de un 3.0% en el 2018.

Cabe destacar que en octubre el peso se depreció 4.78% frente al dólar la mayor caída mensual desde noviembre del año pasado, cuando triunfó Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

 

Siguientes artículos

bolsas
Bolsas europeas sufren su peor sesión desde junio
Por

Esto tras una serie de resultados trimestrales que no cumplieron las expectativas, lo que llevó a los inversionistas a r...