La estrategia de los países de Centroamérica para 2017, después de las elecciones en Estados Unidos y la victoria de Donald Trump en éstas, es poder desarrollarse como un centro logístico para trabajar en conjunto dentro de América Latina.

“Somos optimistas y creemos que estos planes no dependen de un gobierno. Esperamos que quien llegue apoye y siga impulsando el comercio exterior”, dice Mariano Turnes, director general de Operadora Portuaria Centroamericana (OPC).

El comercio entre Centroamérica y Estados Unidos asciende a 4,500 millones de dólares (mdd), lo que representa 4% del pib de la región. El país que concentra toda la logística para lograr eso es Honduras, en Puerto Cortés, quizá el más importante de Centroamérica y Puerto Castilla, que dan salida a las mercancías por el Atlántico. En el sur está Puerto San Lorenzo, que da salida a los productos hacia el Pacífico.

En total estos puertos manejan 900,000 teu (unidad equivalente a 20 pies).

PUBLICIDAD

En la región existen casi 43 millones de habitantes (0.6% de la población mundial) y se genera 0.25% del PIB mundial. Estados Unidos es el principal receptor de los productos agrícolas, textiles y manufacturados con 32% de las exportaciones, muestran datos del Banco Mundial.

Puedes leer: Unión Aduanera entre Honduras y Guatemala iniciará en julio de 2017

“El crecimiento que se espera para finales de 2016 y 2017 es de 8% de carga de volumen en los puertos. Con respecto a las elecciones en Estados Unidos: las políticas de Estado no son tema de un gobierno u otro, sino que se han trazado desde hace años. Trump no puede cerrar puertas”, explica en entrevista Leo Castellón, director general de Empresa Nacional Portuaria (ENP).

Los cinco principales destinos de las mercancías centroamericanas son Estados Unidos (48.5% de las exportaciones), Unión Europea (23.3%), México (3.8%), República Dominicana (2.8%) y Canadá (2.3%), según estimaciones de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca).

En general, el comercio exterior de Centroamérica presenta muchas oportunidades para los empresarios de la región. “Pero también se advierte que las importaciones son la principal fuente de intercambio con otro países”, comenta Mariano Turnes.

Con base en datos de Sieca, dentro de los principales productos exportados desde Centroamérica destacan café (16.6%); bananas y plátanos (12.1%); instrumentos de medicina, cirugía, odontología o veterinaria (9.1%); azúcar (8.3%), y dátiles, higos, piñas, aguacates, guayabas, mangos (4.9%). El azúcar y el oro en bruto observaron un decrecimiento en el valor exportado.

Jugadores importantes

Operadora Portuaria Centroamericana (OPC) es una empresa de ase- soría administrativa en servicios de carga de mercancías en los muelles. “Estamos realizando inversiones, mejorando procesos y entrenando personal para que seamos el puerto más competitivo de Centroamérica”, asegura Mariano Turnes.

La licitación para operar Puerto Cortés la obtuvieron en 2013, es una asociación público-privada y se mueven 350,000 contenedores al año. De este volumen, entre 60 y 70% de su contenido va directamente a Estados Unidos.

La inversión de capital comprometido para dentro de 10 años es de 624 mdd. Para 2017 y 2018, OPC estará construyendo una nueva terminal y desarrollando un muelle nuevo de 350 metros de largo adicionales a los 800 metros que existen. Es decir, se podrán operar buques de gran tamaño, además de otras adaptaciones tecnológicas y de un aumento de cinco a siete grúas.

Por su parte, Empresa Nacional Portuaria (ENP), a pesar de que vienen de una pérdida de 1 mdd, tiene pensado cerrar el año con casi 14 mdd de utilidades.

Los proyectos para el otro año es continuar con el proceso de concesión y consolidar el talento humano.

“Esto da como resultado la reducción de la estructura organizacional de ENP y un aumento en la eficiencia operativa”, comenta Leo Castellón.

Para 2017, ENP tiene como objetivo la construcción de una nueva terminal de líquidos en Puerto Cortés con una inversión de 14 mdd, que comprende un muelle y el dragado (limpieza de rocas y sedimentos en cursos de agua) de toda esa área para que buques de gran calado puedan arribar.

Horizonte despejado

 De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), se estima que el pib de Panamá se ubique en 6.2%, el de Nicaragua en 4.3%, el de Guatemala en 4%, el de Costa Rica y Honduras en 3.3%, y el de El Salvador en 2.4% durante 2016.

Los principales motores económicos de estos países son sectores como financiero, construcción, turismo, bienes raíces, tecnologías de la información, energías renovables, bebidas, alimentos y minería.

Uno de los factores que ayudan a que el comercio de Centroamérica con Estados Unidos se mantenga y posiblemente crezca para los próximos años es la distancia.

“El recorrido que separa a la región de su principal socio comercial está a dos días de navegación, lo cual representa una ventaja geográfica”, asegura Mariano Turnes.

Además, el libre acceso para los productos agrícolas, la consolidación de los beneficios de la Cuenca del Caribe, el beneficio de las zonas francas y sobre todo la apertura de las fronteras son factores que impulsan aún más el comercio entre Centroamérica y Estados Unidos.

Pero uno de los mercados más importantes de Centroamérica es la región misma al participar con 26.2% de las exportaciones. La fortaleza de esta integración regional se ha traducido en que Centroamérica ocupa el cuarto lugar entre bloques comerciales, por encima de Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), en cuanto a la participa- ción de las exportaciones intrarregionales.

“Dentro de esa condición geográfica que tenemos, el objetivo de Honduras y Centroamérica es convertirse en un eje regional. También los aeropuertos que están en etapa de concesión y en etapa de operación y la construcción de más carreteras, consolidan el entrono logístico y ponen en un situación de avanzada el destino a Estados Unidos por el Atlántico”, dice Leo Castellón.

Otro factor de oportunidad para la región es el corredor agrícola que conectará al Pacífico (San Lorenzo) con Puerto Castilla (Atlántico) en el extremo Este de Honduras. Y finalmente, está el canal turístico que conecta Puerto Castilla con Puerto Cortés.

“Todos esos corredores generan un triángulo logístico que da conectividad y nos pone en ventaja competitiva como un país que está desarrollando infraestructura, mirando hacia un consolidado regional de carga”, relata Castellón.

En el caso específico de Honduras, la estabilidad fiscal y legal son factores que le dan confianza al inversionista extranjero. El costo de la mano de obra también contribuye a la competitividad de Centroamérica.

Nuevos mercados

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en ingles) podría representar aún más un incremento en el comercio de Centroamérica, ya que concentra 38% del PIB mundial, un mercado de 800 millones de habitantes, 28% de la inversión extranjera directa global y 25% del comercio mundial.

“La apertura de la frontera sería una ventaja enorme en potencial de producción y de competitividad mucho más importante de lo que se tiene hoy en día”, considera Mariano Turnes.

Para el directivo, aparte del comercio con Estados Unidos y el nuevo TPP, también se pueden desarrollar otros acuerdos con países de Sudamérica.

“Somos optimistas con cualquier tratado siempre y cuando los procesos se manejen de forma adecuada y se haga intervenir a todos los actores que podrían verse inmersos. Todo lo que venga para sumar siempre es bienvenido”, destaca Turnes.

Para Mariano Turnes y otros empresarios, el comercio de Centroamérica debe beneficiar a las personas más pobres de la región no importa quien gane las elecciones en Estados Unidos.

“Lo que esperamos es que se tome la mejor decisión para Estados Unidos y el resto del mundo. Lo que queremos es contribuir con todos los países de la región y que todos colaboren trabajando en conjunto para el desarrollo de la Inversión Extrajera y el recurso humano”, comenta Turnes.

 

Siguientes artículos

Israel tiene una fábrica secreta de startups
Por

La Unidad 8200, el grupo clandestino de las Fuerzas de Defensa de Israel, no es sólo un escuadrón de ciberseguridad y es...