El ataque cibernético al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) del Banco de México registrado a principios de 2018, el cual permitió el robo de 400 millones de pesos, podría repetirse si no se hace una inversión en seguridad, alertó Adrián Acosta, digital crime officer de Interpol.

“Consideramos que en este 2019 quien no esté preparado, no podrá defenderse adecuadamente”, destacó.

De acuerdo con el especialista, el año pasado, el ataque al SPEI reveló vulnerabilidades de los sistemas bancarios y al final derivó en algunos daños.

“En realidad, todos estamos expuestos, y es que prácticamente todos interactuamos con la tecnología en más de una forma; usamos dispositivos en los cuales guardamos información sensible, que pueden incluir desde fotografías, claves o datos bancarios”, indicó en un comunicado.

“Lo cierto es que cualquier malware que entre a nuestra computadora o celular, habilita a estos delincuentes para descargar imágenes, videos, ingresar a nuestras redes sociales o cuentas bancarias”.

En Latinoamérica, el 75% de empresas consultadas en un estudio sobre el tema, consideran el riesgo regulatorio y cibernético como el más urgente en el corto plazo, pero el 50% no está analizando y evaluando el riesgo cibernético.

“Las empresas en México ya están tomando cartas en el asunto, y el hecho de que tengan una exposición como Infosecurity, abre a todo el público la oportunidad de conocer las amenazas, pero también las soluciones”, apuntó Acosta.

Te recomendamos: 

Qué aprendieron los bancos en México del caso SPEI

 

Siguientes artículos

Propuesta de cambios en concesiones mineras
Por

El 15 de noviembre de 2018, fue presentada ante la Cámara de Senadores una iniciativa de reforma a la Ley Minera en dond...