Uno de los factores que han impulsado el repunte de la inflación es la depreciación del peso mexicano, generada, en gran medida por la incertidumbre de los mercados ante la elección presidencial de este año.

Es probable que una vez que se conozcan los resultados de la contienda electoral se estabilice la moneda mexicana y que esto, combinado con otros factores, impulse el descenso de la inflación, considera Luis Demetrio Tepox, integrante de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México.

“Tener un proceso de elección de un presidente provoca mucha incertidumbre para captar inversión extranjera y ello desencadena en la volatilidad en los tipos de cambio. Los perfiles de los candidatos suelen ser muy diferentes entre sí y eso genera incertidumbre al inversionista extranjero, como inversionista estás obligado a analizar cuál va a ser la política fiscal y monetaria del nuevo presidente y se detienen a apostar sobre una nación, es decir generan una pausa a esa economía”, detalló el especialista.

Diversos reportes del Banco de México (Banxico) señala que los analistas anticipan que la inflación al cierre de 2018 sea significativamente menor a la registrada en 2017, y las expectativas de mediano y largo plazo se han mantenido alrededor de 3.5%.

PUBLICIDAD

Sin embargo, es probable que la inflación durante el primer semestre de 2018 se mantenga similar a la del año pasado, que cerró en 6.77%, pronosticó Tepox Pérez en entrevista con Forbes.

Los procesos electorales de cualquier país típicamente provocan incertidumbre en los mercados y en el caso de las monedas de economías emergentes, como el peso mexicano, muestran volatilidad y tendencia a la depreciación, advierte Banxico.

Lee también: Elecciones generan incertidumbre por naturaleza: Gurría

La depreciación acumulada del tipo de cambio, es uno de los factores que han impulsado el incremento de la inflación general, que en diciembre del año pasado se ubicó en 6.77%, la cifra más alta en 17 años.

El Banxico también ha señalado que la inflación subyacente —que excluye a los genéricos que presentan alta volatilidad en sus precios como productos agropecuarios y energéticos—, ha estado reflejando el cambio en precios relativos derivado de la depreciación acumulada del tipo de cambio y los efectos indirectos de los aumentos de los precios.

En tanto que la inflación no subyacente fue afectada por choques no previstos, principalmente los precios de los energéticos, destacando en los últimos meses el del gas LP, así como el alza en los precios de algunas frutas y verduras.

En ese sentido el incremento en la inflación general fue consecuencia de aumentos tanto en el componente subyacente como en el no subyacente, advierte Banxico.

Te puede interesar: México tendrá en 2018 las elecciones más caras de su historia

 

Siguientes artículos

No se puede extorsionar a Hacienda: Rubio Márquez
Por

Funcionarios de Hacienda organizaron una conferencia de prensa específicamente para detallar la transferencia de recurso...