A partir del próximo año, niñas y niños comenzarán a recibir clases para saber qué son los impuestos y por qué tienen que pagarlos.

El plan buscará llegar no solo a ellos, sino también a los docentes, quienes tendrán que orientar a sus estudiantes, así como para madres y padres.

El pasado 20 de noviembre, autoridades del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Secretaría de Educación Pública (SEP) firmaron un convenio para promover desde el primer grado de primaria hasta la universidad el civismo fiscal, es decir, la obligación de pagar los impuestos, la cultura contributiva así como los derechos y beneficios que derivan de ello.

“El por qué nos ayuda este convenio es que se incluirán materiales en los diferentes niveles educativos y tendríamos un margen de acción mucho más grande de lo que podría hacer el SAT solito”, aseguró Katya Elizabeth Arroyo, administradora general de Servicios al Contribuyente de esa instancia.

LEE MÁS: Impuesto a las apps ingresaría 3,540 mdp al gobierno

En entrevista con Forbes México, resaltó el objetivo de este programa: “estamos buscando la conciencia de la legalidad, el que te sea natural pagar impuestos, que no tengas ese sentido de ‘me están quitando algo mío’ porque al final no es tuyo, de los ingresos que captas, tienes que darle un porcentaje a la sociedad para que todos vivamos en armonía y tengamos los servicios que necesitamos”.

Pero antes, ¿cómo se le explicará a los pequeños qué es un impuesto? Bueno, aunque el programa comienza desde los primeros niveles educativos, al principio se ofrecerán nociones que involucran a los impuestos, en valores como la responsabilidad, la colaboración, el bien y las necesidades comunes.

“El costo que tiene tener un parque, el que haya luz, el que haya policías, empezar a permear en ellos que como en una casa, en una sociedad tenemos que colaborar todos para que las cosas funcionen. ¿Cómo colaboramos nosotros? Por ejemplo, en el caso de los ciudadanos, a través de nuestros impuestos”, indicó.

Además, estos conceptos se les transmitirá a través de juegos acorde a su edad como loterías, adivinanzas o maratones. Conforme avancen, los estudiantes comenzarán a recibir más información acerca de cómo se pagan y para qué funcionan.

Antes, recalcó Arroyo, el mayor acercamiento se daba en quinto de primaria con una lección acerca de cómo calcular los impuestos, pero se trataba de un ejercicio de matemátcas.

“Estamos pensando que estos conceptos empiecen a darse en cuarto, quinto y sexto, empiezas a incluirle la parte de en qué se ejerce ese recurso y la especificación de en qué se gasta y cómo se gasta”, comentó.

Actualmente, en México se registran cerca de 85 millones de contribuyentes, de los cuales 75 millones se encuentran activos. Sin embargo, aún hay un gran camino que recorrer para incentivar la cultura contributiva.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a 2017 México era el país entre sus 36 miembros con la menor recaudación por impuestos, con apenas 14.1% del PIB, frente al promedio de casi 25% para los estados que la integran.

Aunado a ello, con datos de 2018, el Inegi halló que 56.7% de la población económicamente activa labora de manera informal, es decir, que no está registrada en una empresa legalmente constituida y por ende no paga impuestos por la riqueza que genera. No obstante, según este mismo análisis, las personas en ese sector productivo apenas generan 22.5% del PIB.

TAMBIÉN LEE: El sector informal es más grande que el formal, pero aporta menos del 25% del PIB

 

Siguientes artículos

Tema laboral: la gran alarma del T-MEC para el sector privado
Por

Moisés Kalach, especialista del CCE, advirtió que las obligaciones laborales para México podrían malutilizarse contra el...