El próximo año la empresa de origen italiano duplicará su red de concesionarios en México y, con el respaldado de Volkswagen, se lanza a competir a toda velocidad por el mercado de las motocicletas de lujo. En la pista quiere rebasar a BMW y a Harley Davidson.

 

 

Ducati, la empresa de motocicletas de lujo de origen italiano, era vista desde su llegada a México sólo a través de los retrovisores de sus competidores. Pero, hoy, el jugador rezagado en la carrera mete el acelerador con un plan de negocio que en 2014 lo llevará a duplicar la presencia de sus concesionarias.

“El motociclismo está creciendo de una forma exponencial en nuestro país y creo que estamos en el momento adecuado”, asegura Erwin Richter, gerente comercial de Ducati México.

Durante 2012, la oferta de motocicletas nuevas aumentó 22.2% con respecto al año anterior, cuando pasó de 200,090 a 244,658 motocicletas, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

A los jugadores de la industria parece sonreírles el momento que viven las motocicletas en México: BMW, compañía que Ducati observa como uno de sus mayores competidores, reportó un crecimiento del 35.3% en sus ventas de motos del año pasado comparado con 2011, lo cual se traduce en la venta de 460 unidades.

Esto le hace a Ducati poner en marcha su estrategia para competir de cerca con BMW y Harley Davidson, en donde la experiencia del piloto que conduce a Ducati tal vez sea su principal fortaleza: Grupo Volkswagen, empresa que recientemente adquirió a la italiana.

 Foto: AMIA

 

‘Made in Italy’

Ducati nació en 1926, en Bolonia, Italia, de la mano de los hermanos Adriano y Marcello Ducati. Su objetivo era fabricar componentes de radiotransmisión, pero en 1946 la empresa dio un giro en su negocio cuando fabricó su primer motor de producción Ducati, conocido como el Cucciolo (cachorro).

Foto: Ducati

Este económico motor permitió que Ducati pasará a la historia por las competencias que ganó en aquélla época, pero también significó el paso decisivo que marcó la historia de Ducati: su entrada al mundo de las motocicletas.

El 18 de abril de 2012, después de que en los primeros días de ese mes se rumoró el interés de Volkswagen por adquirir a la empresa italiana, Audi, subsidiaria de la alemana, anunció la aprobación de su consejo para comprar a Ducati Motor Holding por 860 millones de euros (mde), operación que fue aprobada por la Comisión Europea en julio de ese mismo año.

“Somos la doceava marca del Grupo Volkswagen y eso te da la idea del potencial que tenemos ahora para crecer”, asegura Erwin Richter.

El Grupo Volkswagen se encuentra integrado por 12 marcas, entre las que se encuentran Volkswagen, Audi, Seat, Skoda, Bentley, Bugatti, así como Lamborghini, Porsche, Ducati, Volkswagen Vehículos Comerciales, Scania y MAN.

Durante 2012, Ducati colocó en el mercado 16,786 motocicletas, cifra que sólo tomó en cuenta el segundo semestre del año, ya que fue el periodo en el cual la empresa alemana inicio formalmente la operación de la marca, de acuerdo con datos del informe financiero del Grupo Volkswagen.

En 2011, la empresa de motocicletas vendió alrededor de 42,000 motocicletas y generó ingresos por cerca de 480 millones de euros, según información de Audi difundida a través de un comunicado.

La empresa no quiere dejar a México fuera de sus planes. A pesar de que Ducati ya se encontraba presente en el país desde hace una década por medio de un grupo de importadores, el plan de la italiana dio un giro cuando en 2009  instaló sus primeras concesionarias.

“Antes de esos tres años,  hubieron nueve años de una etapa de importación, pero siempre un importador está limitado, no tiene los medios o la facilidad de crecer el mercado”, asegura Richter.

Hasta el momento, han desarrollado una red que incluye seis concesionarios ubicados en el Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey, Puebla y Tabasco pero en 2012 abrirán seis más en zonas como Interlomas, Cuernavaca, Toluca, Mérida, Torreón y un segundo concesionario en Guadalajara.

Desde que llegó a México, Ducati ha invertido un promedio 500,000 dólares anuales en el desarrollo de la red de concesionarias, las cuales también cuenta con un taller especializado, un valor agregado que antes no tenían.

La estrategia parece que comienza a surtir efectos, según las cifras del gerente comercial de Ducati México: en 2012, sus ventas crecieron 25% y la empresa considera que la expansión de sus concesionarios les puede permitir crecimientos constantes del 15% anualmente.

“Cuando llegamos a México teníamos el 5% de las ventas generadas por las marcas Premium y hoy calculamos que ya contamos con  el 33%”, asegura Richter.

 

Combustible para crecer

Para este año, Ducati planea comercializar 500 de sus unidades, aunque Richter sabe que aún falta mucho trabajo por delante, ya que Harley Davidson y BMW venden anualmente entre 1,500 y 2,000 motocicletas.

“En tres años llegar a 500 no está mal, pero vamos por mucho más”, dice el empresario.

Y el combustible parece que les permitirá correr más en 2014. En este momento el Banco Volkswagen se encuentra trabajando en el establecimiento de Ducati Financial que les permitirá a los concesionarios ofrecer mayores facilidades para adquirir su producto y crecer las ventas.

“Estamos creciendo a nivel nacional con estos planes de financiamiento ya de la mano de Volkswagen, y luego vienen ya temas de mercadotecnia, así como empezar a ver si ya hacemos un equipo de carreras o hacer más temas de mercadotecnia”, confiesa el director comercial.

Erwin Richter confiesa que Ducati no parará de sorprender y, más allá de la estrategia comercial, quiere hacer notar lo que representa su marca: “Ducati es velocidad, es adrenalina, pero al mismo tiempo es pasión, es rojo, es italiano, es latino, son muchas cosas…”

 

Siguientes artículos

El libro que revolucionó las finanzas personales
Por

A dos años de publicar el Pequeño cerdo capitalista —y con más de cien mil ejemplares vendidos—, Sofía Macías Liceaga ha...