Por Jared Lapin, Gerry Mattios, Raymond Tsang y Jason Lee*

Los fabricantes líderes están utilizando nuevas tecnologías para reinventar sus cadenas de suministro en una era de cambios e incertidumbres constantes. La tecnología digital que impulsa la industria 4.0, por ejemplo, ayuda a las empresas a producir de forma mucho más eficiente a través de cadenas de suministro digitales inteligentes. Las estaciones de trabajo equipadas con software de realidad aumentada para capacitar a los trabajadores están aumentando las tasas de productividad y permitiendo flujos de trabajo más complejos. Si un trabajador toma una pieza equivocado, el sistema reconoce inmediatamente el error y le dice cuál usar.

A medida que estos avances hacen que la mano de obra en Estados Unidos, y otros mercados de salarios altos, sea más eficiente, las bajas tasas salariales se están volviendo menos importantes que hace dos décadas, cuando las empresas se apresuraban a invertir en China. En ese sentido, tomemos el caso de una empresa global de productos de consumo que recientemente comenzó a replantearse su estrategia de consolidación de instalaciones en algunas regiones de bajo costo. El equipo directivo de la empresa se dio cuenta de la limitada flexibilidad de su cadena de suministro y retrasó la introducción de nuevas innovaciones en el mercado. También manifestó preocupación por las consecuencias geopolíticas, incluyendo el aumento de las tarifas y otros posibles impuestos.

Para aumentar la capacidad de respuesta de la empresa ante la cambiante demanda del mercado y desarrollar productos más personalizados a nivel local, comenzaron a acercar la producción a los mercados clave. Los nuevos centros de producción de la empresa son más pequeños, pero tienen un diseño más flexible. Las buenas noticias: Las soluciones digitales ayudaron a compensar los costos de la producción local y a aumentar su capacidad en más de 6%.

Al negociar contratos con proveedores que ofrecen capacidad en varios países, las empresas pueden cambiar de proveedor, ya que el riesgo geopolítico u otros factores amenazan con reducir la oferta. Una compañía global de tecnología ha aumentado la resistencia de su cadena de distribución trabajando con sus proveedores de piezas y fabricantes por contrato para crear capacidad fuera de China. Al mismo tiempo, el equipo directivo está buscando oportunidades en su red existente para reequilibrar la manufactura y aprovechar las zonas francas, es decir, aquellas que han sido determinadas por cada país para ofrecer beneficios tributarios con el fin de promover su desarrollo.

Muchas compañías globales han tomado medidas a corto plazo para proteger sus negocios de los costos más altos y de la interrupción del suministro relacionada con la disputa comercial entre Estados Unidos y China. Pero los líderes de la industria están aprovechando al máximo la crisis comercial para reimaginar sus cadenas de suministro para el futuro.

Tres pasos críticos les ayudan a concentrarse en los temas que más importan a medida que empiezan a diseñar redes flexibles y eficientes para 2025 y más allá:

  1. En primer lugar, los altos ejecutivos se reúnen con los equipos de marketing y ventas para comprender las expectativas de los clientes para los próximos tres o cinco años. En particular, determinan cuán crítica será la velocidad de comercialización para los clientes y para la industria.
  2. Luego, se sientan con los jefes de operaciones para proyectar qué inversiones serán necesarias para cumplir con las expectativas de los clientes.
  3. Por último, estas empresas eligen tecnologías, redes y asociaciones de la cadena de suministro para apuntalar una red global más flexible y ágil. Los equipos de liderazgo que empiezan por este camino determinan sus próximos pasos evaluando la importancia de varias capacidades clave:
  • El uso de datos para predecir con mayor precisión la demanda local;
  • El suministro de productos de diversas zonas geográficas;
  • La flexibilidad para externalizar la producción de productos;
  • Fabricación y almacenamiento digital; y la inteligencia artificial que permitió la optimización de rutas y la tecnología pick and pack.

Si vemos en retrospectiva, veremos que las empresas también necesitan evaluar los riesgos geopolíticos que podrían amenazar las cadenas de suministro y determinar dónde incorporar la redundancia a las capacidades críticas. Cada equipo de liderazgo enfrentará una mezcla diferente de desafíos y presentará su propio conjunto de respuestas. Pero las empresas exitosas tienen una cosa en común: no están esperando a que la próxima crisis de inicio.

*Expert principal, Expert vicpresident, Socio y Expert principal en Bain & Company.

 

Contacto:

Twitter: @BainAlerts

Facebook: BainandCompanyMEX

LinkedIn: Bain & Company

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

De la redes sociales al anaquel del autoservicio
Por

Las redes sociales crean una muy importante oportunidad a las marcas de productos de consumo para desarrollar nuevos pro...