Por primera vez en 100 años, un leopardo negro fue confirmado en África y se trata de una hembra extremadamente rara que tiene melanismo, una condición en la cual el cuerpo produce un exceso de pigmento, o lo opuesto al albinismo.

Dicen que los gatos negros traen mala suerte, pero cuando Nick Pilfold se enteró de que había uno merodeando por el centro de Kenia, supo que tenía algo especial.

El biólogo con sede en ese país y su equipo desplegaron un conjunto de cámaras de captura a lo largo de los bosques de la reserva Loisaba a principios de 2018. No pasó mucho tiempo antes de que obtuviera lo que estaba buscando: una prueba innegable de un leopardo negro.

La joven hembra fue vista viajando con un leopardo más grande, presumiblemente su madre.

Lo opuesto al albinismo, el melanismo, es el resultado de un gen que causa un exceso de pigmento en la piel o el cabello de un animal para que aparezca negro.

Se han reportado leopardos melanísticos en y alrededor de Kenia durante décadas, pero la confirmación científica de su existencia fue siempre rara.

Publicadas en enero en el African Journal of Ecology, estas fotografías representan la primera documentación científica de tal criatura en África en casi un siglo.

Tan sólo en 2017 se había confirmado un avistamiento: una fotografía de 1909 tomada en Addis Abeba, Etiopía, y almacenada en las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural en Washington, DC.

Su alcance en gran parte del continente se ha reducido en menos el 66% debido a la pérdida de hábitat y la disminución de presas.

“Casi todo el mundo tiene una historia sobre haber visto una, es algo tan mítico”, dice Pilfold, del Instituto de Investigación para la Conservación del Zoológico Global de San Diego.

“Incluso cuando hablas con los hombres mayores que fueron guías en Kenia hace muchos años, cuando la caza era legal -en los años 50 y 60-, se sabía que no cazabas leopardos negros. En caso de ser identificados, la premisa era no tocarlos”.

Vida en la sombra

Hay nueve subespecies leopardo que van desde África hasta el este de Rusia. Y mientras que el 11% de los leopardos que viven hoy en día se cree que son melanísticos, dice Pilfold, la mayoría se encuentran en el sudeste asiático, donde los bosques tropicales ofrecen una gran cantidad de sombra.

Se cree que el melanismo proporciona un camuflaje adicional en esos hábitats, lo que le da a los depredadores una ventaja cuando se trata de la caza, dice Vincent Naude, coordinador del proyecto de investigación forense genética para leopardo para la organización sin fines de lucro Panthera, que no participó en esta investigación.

Pero en Kenia, los leopardos negros, a veces referidos como “panteras negras”, un término general que se refiere a cualquier gato grande con un abrigo negro, parece acontecer en matorrales semiáridos.

“Nuestros leopardos viven en entornos tipo sabana, por lo que tener un melanismo extra no les da una ventaja de adaptación”, dice Naude.

Aún así, dado su estilo de vida nocturno, un poco de pigmentación adicional ciertamente no duele.

El hecho de que el jóven ejemplar viajara con su madre también sugiere que su coloración única no ha tenido un impacto en el vínculo familiar, señala Pilfold.

Coincidencia única

Después de enterarse de los hallazgos de Pilfold, el personal de Ol Ari Nyiro Conservancy, 30 millas al oeste de Loisaba, encontró una imagen de alta calidad de un segundo leopardo negro, tomada en mayo de 2007.

Como esa foto es más de una década más antigua, los investigadores concluyen que debe ser de un individuo diferente, lo que sugiere que las panteras negras son más frecuentes en Kenia que en otros países africanos.

Pero las panteras negras africanas todavía son tan raras que los investigadores ni siquiera saben si la mutación genética responsable de la pigmentación oscura es la misma que subyace al melanismo en los leopardos del sudeste asiático.

Pilfold agrega que es curioso que el país ficticio de Wakanda, hogar del superhéroe Pantera Negra, esté ubicado en el este de África, bastante cerca de Kenia.

“Es una coincidencia única”, dice Pilfold. “El único lugar donde tenemos leopardos negros es donde parece existir este lugar en el Universo Marvel”.

Con información de National Geographic

También te puede interesar:

Ciudad de México es el destino a visitar en 2019: National Geographic

 

Siguientes artículos

Revelan desvío de fondos en Conacyt incluso mayor a la ‘estafa maestra’
Por

En el caso de Conacyt ha habido irregularidades muy grandes, señaló el vocero de la Presidencia.