Reuters.- El Congreso estadounidense retoma el martes sus sesiones luego de las elecciones legislativas, con un plazo inminente para financiar y evitar un cierre parcial del Gobierno, atender las demandas de protección para el fiscal especial Robert Mueller y obtener dinero para construir el muro en la frontera con México.

Esos temas, además de las luchas de liderazgo entre demócratas y republicanos, prometen dominar en el breve lapso de actividad legislativa que queda entre los comicios de medio término de la semana pasada y el inicio en enero de las sesiones del nuevo Congreso 2019-2020.

Hace una semana, los votantes terminaron con el control mayoritario de la Cámara de Representantes que tenían los republicanos y lo pasaron a manos demócratas; mientras que en el Senado, el partido del presidente Donald Trump mantuvo su liderazgo. Sin embargo, nada cambiará hasta enero.

Por ahora, los republicanos mantendrán su dominio en ambas cámaras, aunque los demócratas ya están incrementando los desafíos para sus rivales en el Congreso y para el propio Trump.

PUBLICIDAD

El principal proyecto legislativo de este período “de transición” será la ley de gastos, según legisladores y asesores. La aprobación es necesaria para que el Departamento de Seguridad Nacional y algunas otras agencias del Gobierno operen más allá del 7 de diciembre, cuando se acabe el dinero.

Como suele suceder, algunos legisladores esperan adjuntar otras medidas a este proyecto de ley de gastos “obligatorios”.

Los demócratas y algunos republicanos quieren sumar una legislación para evitar que Trump impida o finalice el trabajo del fiscal Mueller, quien encabeza una investigación para determinar si hubo intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales del 2016 en Estados Unidos y si Moscú se coludió con el equipo de campaña de Trump para ayudarlo a ganar.

El presidente republicano ha descrito varias veces la investigación de Mueller como una “cacería de brujas” y ha negado que él o sus colaboradores hayan hecho conspiraciones con Rusia. Moscú ha dicho que no interfirió en la elección.

En otro frente, Trump ha amenazado con dejar que el financiamiento de alguna agencia federal caduque a menos que el Congreso otorgue más de 20.000 millones de dólares para la construcción del muro en la frontera con México, una promesa clave de su campaña presidencial que ha generado fuerte crítica.

 

Siguientes artículos

Ebrard detalla la política comercial exterior ante inminente desaparición de ProMéxico
Por

Con la extinción de ProMéxico, la cancillería tendrá un papel más protagónico en materia de inversiones y economía....