DW.- La brecha económica entre las regiones del Este de Alemania y sus vecinos occidentales continúa reduciéndose, pero a un ritmo apenas apreciable. Según el Informe Anual de Unificación, presentado ayer miércoles 26 al gobierno alemán, el poder económico de las regiones del Este germano está alcanzando “muy lentamente” el nivel de las occidentales, más orientadas a la exportación.

En 2017, el PIB por habitante en el Este fue de 73.2% del Oeste, aproximadamente el mismo nivel que el año anterior. En la última década, la brecha solo ha disminuido en 4.2 puntos porcentuales, según los datos del gobierno.

Christian Hirte, el delegado del gobierno alemán para las cinco antiguas regiones comunistas, dijo que estas diferencias siguen prevaleciendo en la vida cotidiana. “A pesar de todos los éxitos logrados, todavía seguimos observando un alto grado de insatisfacción y escepticismo”, dijo Hirte y añadió: “Debemos tomar esto en serio. El gobierno alemán debe crear oportunidades en el Este y prestar atención a los cambios estructurales que estamos viendo en las áreas mineras de carbón”.

Alemania exhorta a Europa a no adoptar proteccionismo al estilo Trump

PUBLICIDAD

Regiones rurales cada vez más olvidadas

El informe también destacó que, las regiones rurales en esa parte de Alemania, seguirán estando amenazadas por la migración masiva, aunque esta sea hacia las ciudades más cercanas y en expansión, y no hacia al oeste. “Los efectos de este desarrollo ya se pueden percibir claramente cuando se trata del desarrollo de la infraestructura técnica y social”, se señaló en dicho documento.

Las condiciones de vida son cada vez más desiguales entre las “regiones prósperas, como Berlín y sus alrededores, Leipzig, Dresde y Erfurt, y las áreas estructuralmente débiles y de migración”. El éxodo hacia las ciudades “conlleva a un mayor debilitamiento de las regiones rurales y, sobre todo, periféricas”, según los expertos del informe.

El crecimiento de las ciudades del Este, sin embargo, refleja tendencias positivas en el mercado laboral. Hace diez años, las tasas de empleo eran de un 10% más bajas que en el oeste; hoy esa diferencia es solo del 2,3%. Las mujeres también están más representadas en los puestos de trabajo, poco menos del 50 por ciento de todos los trabajadores. La conciliación profesional y familiar parece ser más fácil en el Este que en el oeste, según los autores.

Caída del muro de Berlín cumple 27 años

Declive demográfico

Después de la reunificación en 1990, el Este del país experimentó un gran declive en la tasa de natalidad y el éxodo de personas jóvenes y cualificadas. Según el informe, la región continúa sufriendo este bajón demográfico. Actualmente, el 59% de la población está en edad de trabajar (entre 20 y 64 años), mientras que una cuarta parte tiene la edad suficiente para jubilarse (65 años o más). Para 2030, el ministerio de Economía de Alemania estima que solo 52% de la población estará trabajando, y el 32% se habrá jubilado.

Propensos a crímenes de extrema derecha

Aunque solo el 20 por ciento de toda la población vive en el Este, en la región tiene lugar más del 50 por ciento de todos los crímenes de odio cometidos por ultraderechistas. Se registraron un total de 1.054 delitos, de los cuales 572 se cometieron en el Este del país.

A principios de septiembre de 2018, en la ciudad de Chemnitz, estallaron las protestas por el apuñalamiento de un ciudadano cubano-alemán, supuestamente cometido por dos migrantes. La ciudad de Dresde es también el lugar de nacimiento del movimiento de extrema derecha PEGIDA, que regularmente organiza marchas xenófobas en contra de migrantes y extranjeros en las ciudades alemanas.

Por David Martin

 

Siguientes artículos

El pueblo americano se le enfrenta a Trump (II)
Por

A cambio de un compromiso con el programa DACA, el presidente Trump aún quiere su muro para la frontera con México.