Los empleadores incorporaron 88,000 puestos de trabajo en febrero, muy por debajo de los 190,000 estimados, siendo la menor ganancia en nueve meses.

 

Reuters

WASHINGTON.- Los empleadores estadounidenses contrataron personal en marzo al ritmo más lento en nueve meses, una señal de que la iniciativa de austeridad de Washington podría estar restando energía a la economía.

PUBLICIDAD

Los empleadores incorporaron solo 88,000 puestos el mes pasado y la tasa de desempleo apenas bajó una décima de punto porcentual, al 7.6%, en gran medida por la gente que directamente abandonó la búsqueda de trabajo, mostraron el viernes datos del Departamento de Trabajo.

Los analistas encuestados por Reuters esperaban un aumento de 200,000 puestos de trabajo.

El menor ritmo de crecimiento de las nóminas no agrícolas marca una profunda reversión de la reciente tendencia en la que el mercado laboral parecía estar acelerando su reactivación.

También se produce después de que Washington aumentó los impuestos en enero y en momentos en que se iniciaron recortes presupuestarios generalizados en marzo.

“Cuando uno recibe números menores a 100,000, hay que empezar a preocuparse”, dijo Paul Dales, economista de Capital Economics en Londres, antes de conocerse el dato oficial.

La desaceleración de la creación de empleos podría aumentar la confianza de los funcionarios de la Reserva Federal (Fed) estadounidense que quieren mantener un programa de estímulo económico consistente en la adquisición de títulos públicos.

En el banco central han crecido las discusiones internas sobre si se deberían reducir esas compras, quizá tan pronto como este verano boreal.

Los analistas han notado que los recortes del gasto público apenas han comenzado y serán una carga más sustancial sobre la economía entre abril y junio, cuando muchos trabajadores públicos comienzan a tomarse días libres sin paga.

Las nóminas gubernamentales bajaron en solo 7,000 en marzo, revirtiendo el aumento de 14,000 en febrero.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, quien ha dicho que el mercado laboral debe mostrar una mejora sostenida antes de que se alivie el estímulo monetario, ha expresado preocupación acerca de los recortes de gastos.

La tasa de desempleo bajó en parte por la contracción de la fuerza laboral, en 496,000 personas. La tasa de desempleo se deriva de un sondeo entre viviendas que es distinto del sondeo de las nóminas de los empleadores. El sondeo a las familias de hecho mostró una caída de 206,000 puestos de trabajo en marzo.

La retracción de la fuerza laboral hizo que la proporción de la población que o bien está empleada o buscando trabajo cayera a 63.3%, mínimo desde 1979.

 

 

Siguientes artículos

Nikkei sube a máximos por Banco de Japón
Por

Las agresivas medidas de estímulo del banco central hicieron trepar a la bolsa nipona a su máximo en cinco años.  ...