De toda la canasta de monedas de la región, el peso mexicano es el único que se mantiene con expectativas al alza, a pesar de que las proyecciones fueron revisadas a la baja.

 

Reuters

BRASILIA – Las monedas de América Latina se debilitarían en los próximos 12 meses pese a los recientes indicios de apetito del mercado por activos de alto rendimiento, mostró un sondeo de Reuters.

La encuesta entre más de 50 estrategas financieros y economistas sugirió por segundo mes que el reciente avance del real brasileño y otras monedas de la región no estableció una tendencia duradera.

El crecimiento económico flojo en América Latina y la perspectiva de una menor liquidez en los mercados globales eventualmente desalentarán a muchos inversionistas que ahora sacan provecho de las tasas de interés más altas en la región, particularmente en Brasil, de acuerdo con el sondeo.

Se prevé que el real opere a 2.47 por dólar en 12 meses, un 8% más débil que el cierre del martes a 2.2615, de acuerdo con la mediana de las previsiones de 34 economistas.

Colombia, Chile y Perú también verían a sus monedas debilitarse, entre el 2 y el 4% en 12 meses.

El peso mexicano es la única divisa regional principal con expectativas de alzas, aunque las proyecciones fueron revisadas a la baja desde el sondeo del mes pasado, en otra señal de cautela hacia la región.

“La reciente fortaleza cambiaria a lo largo de Latinoamérica no se justifica por los fundamentos (de la economía), específicamente con un crecimiento más flojo de lo previsto en México y las preocupaciones acerca del desempeño fiscal en Brasil”, dijo Blue Macellari, estratega de TD Securities en Nueva York.

El panorama bajista es similar al de otras monedas emergentes como la lira turca y el rand sudafricano, para los cuales también se prevé un debilitamiento, incluso a pesar de que el panorama de un ajuste crediticio mayor en Estados Unidos parece estar descontado en gran medida.

“Las monedas latinoamericanas deberían mantener una tendencia (débil) a medida que continúe la reducción del estímulo (de la Reserva Federal de Estados Unidos) y disminuya la liquidez global”, dijo David Beker, economista jefe para Brasil y estratega de renta fija de Bank of America Merrill Lynch, en Sao Paulo.

 

“Carry trade” atenuaría pesimismo

Las monedas de la región se fortalecieron los últimos dos meses tras una breve liquidación al comienzo del año, cuando los temores a una desaceleración brusca en China desataron una repentina fuga de capitales de los mercados emergentes.

Los analistas dicen que los recientes avances en parte se explican por el desarme de posiciones cortas acumuladas en enero.

Pero los datos mostraron que también fueron apuntaladas por fuertes ingresos de capitales, sugiriendo un contexto más sólido para los movimientos cambiarios pese al pesimismo prevaleciente entre los estrategas.

Brasil, donde se espera para el miércoles un alza de tasas de interés que sería la novena consecutiva, recibió más de 5,000 millones de dólares en ingresos de capitales en las tres primeras semanas de marzo, revirtiendo casi la mitad de las salidas totales del año pasado.

Parte de esos ingresos estuvieron vinculados con las operaciones de “carry trade”, en las que los inversionistas se endeudan a tasas muy bajas en Japón y Europa para invertir en activos de mayor retorno y ganar con la diferencia, una estrategia que crece cuando baja la volatilidad de los mercados.

Esto sugiere que si bien el reciente avance cambiario es visto como de corta duración debido a los fundamentos económicos flojos en la región, todavía podría encontrar soporte hasta que la volatilidad vuelva a aumentar, lo que podría tomar meses en ocurrir.

“De momento, el mercado pasa por alto las preocupaciones sobre China y una Fed más estricta. Podríamos no estar de acuerdo pero vemos que resulta muy caro luchar en contra del mercado”, dijo en TD Securities Macellari, en un informe de análisis.

 

 

Siguientes artículos

El BCE debe flexibilizar política monetaria: Lagarde
Por

La jefa del FMI pidió al banco central cambiar sus políticas, a fin de que puedan hacer frente a la deflación; funcionar...