Reuters.- La economía de México se desaceleró en el cuarto trimestre, frente al anterior, afectada principalmente por una caída de la actividad industrial, para cerrar el año pasado con una expansión de un 2.0%, en línea con la expansión de 2017, dijo el miércoles el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi).

El Producto Interno Bruto (PIB) creció un 0.3% en el período octubre-diciembre de 2018, un avance menor al 0.8% del tercer trimestre, según cifras preliminares y ajustadas por estacionalidad.

Firmas como Credit Rating Agency habían pronosticado una fuerte desaceleración del PIB en el cuarto trimestre, especialmente por el impacto del retroceso de la producción industrial, así como una desaceleración para el cierre de 2018.

“No es una sorpresa que la economía se haya desacelerado en el cuarto trimestre (…) La principal razón del ciclo desaceleratorio está en que el gobierno saliente cierra la llave del presupuesto en la segunda mitad de su sexto año”, dijo Alfredo Coutiño, analista de la firma Moody’s Analytics.

PUBLICIDAD

Según la cifra interanual, el PIB de México creció un 1.8% en el último trimestre de 2018, de acuerdo con datos preliminares, mientras que en todo 2018 la economía se expandió un 2.0% tras haber crecido un 2.1% en 2017.

Durante casi todo 2018, la economía mexicana lidió con la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y Estados Unidos y por las elecciones presidenciales en las que resultó electo el izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Medidas anunciadas por el mandatario desde antes de asumir el cargo, el 1 de diciembre, y algunas iniciativas legislativas presentadas por su partido Morena generaron volatilidad en el peso y la bolsa, especialmente en el último trimestre del año.

Tras conocerse el dato del PIB, el banco central de México dijo que para 2019 se prevé que la economía mexicana seguirá enfrentando un panorama complejo y que es “particularmente importante” impulsar medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión.

“Prevalecen elementos de incertidumbre interna sobre la efectividad de las políticas públicas para dinamizar la inversión, incrementar la productividad y propiciar mayor crecimiento”, señaló en su programa de política monetaria 2019.

El gobierno previó en el proyecto de presupuesto 2019 un crecimiento del PIB de entre un 1.5 y un 2.5% para este año.

Lee también:

Banxico sugiere impulsar medidas que propicien confianza para inversión

 

Siguientes artículos

El “Ciclo de la Vida” y la economía nacional
Por

¿Tendrá México ganas de ser un país emergente exitoso o quedarse en octavos de final? ¿Tendrá ganas de entrar a un nuevo...